Selección Destacada: Ene-Mar 2020

Cindy Lee – What’s Tonight to Eternity

A fines de la década de los 2000 y principios de la década pasada, la banda canadiense Women fue una de las más únicas e innovadoras dentro del rock indie, pero vio su fin en 2012 con la muerte de su vocalista y autor principal Chris Reimer. De las cenizas de Women surgió, notablemente, la banda de post-punk Viet Cong (ahora conocida como Preoccupations), pero también Cindy Lee, el infravalorado proyecto de pop experimental y lo-fi de Patrick Flegel, guitarrista de la banda. En What’s Tonight to Eternity, lanzado el día de San Valentín, Patrick Flegel entrega un álbum en el que se muestra toda su fuerza y emoción, dedicado en parte a la memoria de Chris Reimer, con la originalidad que caracterizó la obra de Women en su día. Música exuberante, hermosa y extraña que logra ser devastadora al mismo tiempo que equilibran la fealdad inherente de la música noise y la belleza de la música pop y soul de los años 50 y 60. Uno de los proyectos más convincentes de Patrick bajo el nombre de Cindy Lee hasta la fecha. – Tomás Gauna

Christine and the Queens – La vita nuova

La francesa Christine and the Queens siempre fue caracterizada por su pop emotivo
y bilingüe, pero en 2018 expandió su estilo con el lanzamiento de Chris, un disco doble
en el que optaba por una estética y un sonido más sensual y funky. Después de una
aclamada colaboración con Charli XCX el año pasado, ella lanzó La vita nuova casi
por sorpresa a fines de febrero junto con un acompañamiento visual de 13 minutos, y
esta probablemente sea su mejor colección de canciones hasta ahora.
En este EP, Christine solidifica su marca multilingüe de música pop perfectamente,
alternando entre no solo el inglés y el francés como es habitual para ella, sino también
el italiano e incluso un poco de español en “Nada”. Canciones como “People I’ve
been sad” son muy personales y evidentemente tristes, pero funcionan perfectamente
con canciones más optimistas y bailables como la canción principal del EP, una
colaboración con Caroline Polachek, abarcando un amplio espectro emocional en tan
solo 5 o 6 temas. – Tomás Gauna

Soccer Mommy – Color Theory

Sophie Allison lo entiende. Nacer en 1997 donde lo análogo no ha muerto completamente pero lo digital no era tan grande como lo es ahora. Donde uno tiene conocimientos de la cultura de los 90’s aunque apenas la vivimos. Tener un walkman amarillo y escuchar el cassette del Unplugged de Nirvana o escuchar por la radio alguna canción de Sheryl Crow. A pesar de tener un álbum debut que impresionó a críticos y audiencias en todo el mundo, impulsado por estar de tour con bandas como Wilco, Paramore o Vampire Weekend, no llegó a conectar conmigo. Al menos no de la misma forma que con este disco, Color Theory. Un álbum que habla de temas que esta generación conoce. Depresión, autoestima, mortalidad. Y todos con un nivel de autenticidad que no es muy frecuente encontrar. Canciones como Lucy o Circle The Drain perfectamente pudieron ser himnos para el adolescente noventero que veía Daria y hacía Skateboard. – Daniel Matarrita

Grimes – Miss Anthropocene

2015 fue hace mucho tiempo. Y no sé en qué momento pasamos de escuchar a una Claire Boucher de 27 años con su evolución a algo más pop pero con su propia identidad, con Art Angels, a pasar al 2020 con Claire, teniendo 32, esperando un hijo con Elon Musk y con un nuevo disco, aún más experimental que su predecesor. Y es que, si de esperar se habla, Grimes nos mantuvo con una expectativa bastante alta de lo siguiente que iba a hacer, trayéndonos a Miss Anthropocene. Un disco que pasa por canciones mucho más tranquilas como Delete Forever, un poco más frenéticos como 4ÆM o más industriales o llegando a niveles de nu metal como en My Name is Dark o We Appreciate Power. Sin embargo, al mismo tiempo, se siente como un paso hacia adelante, con mucha autoridad y bastante genuino. Esto se puede deber a la producción de ella misma para mantener una transparencia y evitar un producto diferente a su propia visión. – Daniel Matarrita

Tame Impala – The Slow Rush

Tomó un poco más de tiempo del que creíamos para que Kevin Parker volviera con su proyecto que le ha traído tanto. Y a pesar de que los singles para el álbum que tenía como título una ingeniosa paradoja, no llegaron a conectar conmigo, al escuchar el disco completo cambió un poco mi percepción. Estas canciones no están hechas para escucharse de forma separada, sino más bien, nos muestran un viaje de inicio a fin. Que aunque sí tiene lo que uno espera en un disco de Tame Impala, expande sus horizontes con sonidos y melodías disco o implementación de instrumentos como el timbal o flautas. Sin duda, este es un disco que tomó su tiempo pero que demuestra de la mejor forma el crecimiento de Parker como artista y como compositor. – Daniel Matarrita

King Krule – Man Alive!

La última entrega del londinense es una mezcla de sonidos oscuros, sucios e incómodos. Pero esto es justo lo que crea el ambiente introspectivo que muestra Archy Marshall, arraigado probablemente en sus dos momentos de creación, ya que se dio cuenta que iba a ser papá en medio de su producción. Esto genera un interés especial y fresco, aunque existan momentos en los que nos cause cierta molestia e inquietud.  La producción es exquisita, con una mezcla que permite apreciar cada pequeña parte de su propio, angustiante y moderno estilo de new wave post punk influenciado por muchos otros géneros como el jazzy el spoken word. Permitiéndonos así encontrar aspectos nuevos cada vez que se escucha. Especialmente al escucharlo en orden, ya que hay elementos de cada canción que fluyen entre sí y muestran un hilo emocional que van de un inicio desesperante, aumentando la tensión, hasta llegar al clímax y bajar hacia una zona de momentáneo confort. Que sabemos que probablemente no durará mucho, porque en general la tranquilidad se ve rodeada de una mayor cantidad de oscuridad. – Iskander Cespedes

Real Estate – The Main Thing

Siendo uno de los mayores representantes del indie, logra llegar a las dos décadas de existencia y lanza su quinto álbum. The Main Thing fue creado a la distancia, con solo dos de sus integrantes manteniéndose juntos en su natal de Nueva York. A raíz de ello se escucha más como una sesión improvisada en la que varios músicos con gustos similares se reunieron a divertirse un rato. Desde la primera canción se siento, esa línea de bajo constante, que da el groove principal, sobre la cual se crean arreglos, melodías y líricas hipnotizantes. Es algo así como un respiro de aire fresco, logrando cambiar su fórmula, pero manteniendo la esencia más básica. – Iskander Cespedes

Yves Tumor – Heaven to a tortured mind

Sean Bowie el extravagante músico se ha sumergido cada vez más en la abstracción y la construcción de paisajes sonoros desde lo atmosférico y lo ominoso. Heaven to a tortured mind sigue las expectativas que sentó en Safe in the hands of love, mezcla elementos pop, el R&B y la música electrónica en general. “Romanticist” es una de las canciones con más potencial, y junto a “Dream Palette”, cobran mayor consistencia. Otros de mis momentos favoritos es esa espiral de ruido que es “Medicine Burn” o la melodía de la segunda mitad de “A Greater Love”. Pero todo el álbum es muy entretenido, la producción es rica en matices minuciosamente insertados y las voces femeninas le da mucha sensualidad. (Un detalle que me hace gracia, es que “Gospel for a new century”, la canción que abre el disco, usa el mismo recurso de interrumpir la música con una serie de cortes, de la misma forma que Garbage hizo con Supervixen, la primera pista de su álbum debut). – Pablo Acuña

Triángulo de Amor Bizarro / oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ

A mi modo de ver, TAB, ha sabido mantenerse a sí mismo vigente al margen de modas y tendencias, presentando su música de formas muy distintas y siempre excitantes. Como “extremistas” musicales, nos entregan un álbum muy divertido y variado, que hemos tenido que digerir en casa bebiendo el agua de los floreros, comida de perro, y viendo volar los pájaros desde la ventana. – Pablo Acuña


Culto Barato – Memorias detrás del vidrio

Bastan cuarenta segundos de Memorías detrás del vidrio para saber que el nuevo disco de la banda Culto Barato, es de esos que no te van a dejar indiferente. Cuarenta segundos en los que un rocoso ritmo de bajo, acompañado de unas afligidas notas de guitarra, comienzan a crecer arrastrándose junto un ritmo desolador. Toda una declaración de intenciones oscuras, y ojo, esto ya son palabras mayores. Un desarrollo que nos llevan desde el mejor post-hardcore de cariz melódico en la onda de unos Hot Snakes, hasta un shoegaze disonante y viceral. – Pablo Acuña

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s