Entrevista a Triddi: Reconfigurando el mal ride

(Portada por @metalhead_wanderer)

Cuando Triddi se sube al escenario, no tiene expectativas sobre como van a reaccionar las personas. Su música es una excéntrica amalgamación de estilos, donde el metal, el funk, el merengue y hasta el reggaetón conviven en unión impía, por lo que genuinamente se vuelve impredecible la reacción o el tipo de persona que pueda verse atraída.

Lo que el joven compositor si da por sentado es que nadie nunca se va a aburrir. Ello quedó claro con el alcance que consiguió su debut de larga duración, el vibrante Olla e’ Carne Espiritual (2018), y en el inicio de la nueva década busca reconfirmarlo con su venidero EP, el genialmente titulado 😦 (lease como “carita triste).

Previo a la presentación de su nuevo material en el bar Bahamas (“En la Cali o la Calle no para la fiesta”, como dice la letra de “¿Dónde es hoy?”), Triddi se sentó a conversar con Dance To The Radio sobre el proceso de combinar géneros musicales inconexos y las formas de ser honesto emocionalmente sin incomodar a las personas.


DTTR: El simple hecho de citar en  Rolling Stone (legendario bar de rock) y de mañana estrenar EP en Bahamas (bar de reggaetón en la California) habla un poco de esa mezcla extraña que suele representar a Triddi… 

Triddi: De hecho sí (risas). Inconscientemente hay una mezcla de varas. Yo soy muy chata, y a la vez soy muy rockero. Soy muy gótico. Creo que todas las generaciones de ahora son muy así. Creo que todo empezó con el “no discriminemos el reggaetón”. Desde ahí empezó la vara de amalgamar las culturas y así. El otro día vi un post de un mae en Facebook, y el mae dice: “no quiero que me critiquen. A mi me gusta escuchar Daddy Yankee y luego Metallica”:  Es tuanis eso, que las cosas no sean tan apartadas y tan fracturadas. Como que todo esté revuelto. 

DTTR: ¿Cómo se traduce esa idea a la hora de componer música?

Triddi: Creo que igual como pasó con los bares. Está intrínsecamente en la cabeza. Creo que simplemente es un impulso que se da. A las letras si les doy mucha cabeza, pero la música solo fluye. 

DTTR: A la hora de escribir las letras, ¿esa idea de “mezclar y romper prejuicios” también es algo que tiene en consideración? 

Triddi: Creo que no. Tal vez estoy rompiendo barreras, pero no me doy cuenta. Con el disco anterior me di cuenta que me gusta hacerlo a como me salga. Tenía muchísima música antes, pero era por puro chingue. Tenía este montón de música que era muy forzada; letras poéticas y así. Con Olla e’Carne Espiritual (2018) me dije que saliera como saliera.  Escuché mi voz y me dije: “Ok, esto apesta. Pero es mi voz. Démosle así”. A partir de ahí me dije que voy a cantar como salga y voy a escribir como salga. 

DTTR: Hoy en día esa música ya no se encuentra en su Bandcamp ni en ningún lado. Más allá de la evolución artística, ¿que significó el hecho de borrar todo ese material? 

Triddi: Yo soy muy impulsivo. Lo borré porque cuando tuve la oportunidad de grabar en un estudio de verdad (Conquista Records), me instaron a hacerlo. Yo quería un fresh start. Hacer las cosas de manera más profesional, y tener en consideración un poco las sensibilidades de las personas. No me dolió. Igual tengo la música, ya que yo la hacia para mi. Borrar estos nuevos materiales si me dolería, ya que estos si son para la gente. 

DTTR: ¿No ha sentido que tomar en cuenta esas sensibilidades de las demás personas lo ha podido limitar a nivel creativo? 

Triddi: Pasé por ciertos procesos psicológicos, emocionales y espirituales que me voltearon de un momento a otro. Me di cuenta que “esto es la vida”. Antes yo nada más era un chamaco que quería llamar la atención e insultar a todo el mundo. Luego fue como: “Ok, hay más personas. La gente siente, y yo siento”. Entonces generé esa sensibilidad, ese fue el cambio que sentí. Un cambio de perspectiva. 

DTTR: ¿Ese es el momento que queda plasmado en Olla e’ Carne Espiritual? ¿Cómo siente el impacto de ese álbum no solo en su trayectoria, sino también en su vida? 

Triddi: Me asusta. Yo soy alguien con muchos delirios. Por ejemplo el día del lanzamiento fue una revelación ver tantas personas interesadas en lo que hago. Eso me hizo sentir intimidado. Como que ellos querían algo de mi. En ese momento me sentí obligado, pero realmente lo he pasado bien. Yo no tengo en alta estima el brete que yo hago, entonces eso me impresiona y me asusta, pero realmente me gusta. 

DTTR: Antes del disco ya el nombre de Triddi era conocido, pero como una cierta figura de culto. Con esta nueva audiencia, ¿siente alguna presión adicional a la hora de componer? 

Triddi: Obviooo. Este nuevo EP me tiene super asustado. No se que van a pensar, pero se que no se van a aburrir. Es algo muy diferente. No se si ellos se enamoraron de la honestidad, de los ritmos o del estilo vocal. No se de que se enamoró la gente, entonces solo queda estar a la expectativa. Se que a mi me parece increíble.

DTTR: ¿Qué diferencias conceptuales hay entre Olla e’ Carne y este nuevo EP? ¿Qué preocupaciones quedan plasmadas en las piezas nuevas? 

Triddi: En Olla e’ Carne era este episodio que tuve, y algunos sucesos triviales alrededor. Este nuevo EP es más como una introspección existencial. Es hablar de la vida desde mi punto de vista. Yo siento que la vida es un puro mal ride, y de eso hablo. Pero hay que tomárselo con humor, entonces la música y las letras buscan hacerlo reír a uno. Reir para no llorar. 

DTTR: De hecho llama la atención que el título sea nada más una carita triste. ¿Cómo llegó a la conclusión de que era lo que mejor representaba el material? 

Triddi: Lo pensé un montón. Desde que estaba haciendo las canciones pensé en que quería la forma más moderna, más fácil y más simplificada de proyectar un puro mal ride: una carita triste: El próximo EP se va a ser solo “una carita feliz”. Me interesa explicar la dicotomía entre ambos. 

DTTR: ¿Para usted qué significan estos conceptos de buen y mal ride a nível sonoro?

Triddi: Aclaro que no tengo nada en contra del Pop, pero para mi el “puro mal ride” no suena a Pop. No suena como un círculo de acordes alegres. Para mi son guitarras que suenen extrañas. Diría que el mal ride suena a confusión sonora. En cuanto al buen ride, nunca me he sentido así, entonces tendría que batear (risa). Inclusive cuando incorporó los “sonidos felices” de salsa y merengue, lo hago desde como yo me siento, entonces no los asocio con buen ride. “Buen ride” puede ser cuando Benny Moré o Pérez Prado hacen música. Pero no yo. 

DTTR: ¿Busca subvertir lo que se suele asociar con la música latina?

Triddi: Realmente mi intención con usar música latina va porque me encanta, y para disfrazar el mal ride. Que la gente pueda bailar.

DTTR: ¿No se siente raro que la gente baile con su tristeza?

Triddi: (risas) Es un poco raro, pero pasa. Esa es mi intención. 

Triddi se presentó en la más reciente edición del festival Grito Latino en Costa Rica. (Foto: Radiofónica)

DTTR: Al mezclar tantos sonidos y emociones de manera contradictoria, ¿tiene alguna concepción de su audiencia? ¿Cual es la relación con ellos?

Triddi: Nunca había pensado en eso. Nada más me siento como un host. Solo me subo al chivo y trato de hacer  a las personas cómodas. Quiero ser el anticristo de GG Allin, quien siempre quería que las personas se sintieran incómodas. Yo busco que la gente quiera estar ahí. 

DTTR: Curioso que mencioné a GG Allin, porque antes de Olla e’ Carne Espiritual sus conciertos eran legendarios por su desenfreno en el escenario. 

Triddi: Una vez me vomité, sí (risas). 

DTTR: ¿Cómo siente que ha evolucionado su expresión en vivo?

Triddi:  Es muy raro. No se si ha evolucionado o involucionado. Antes me movía por todo lado, me tiraba al piso y daba vueltas, pero mi voz no sonaba bien. Entonces decidí intentar un balance entre hacer el despiche y sonar bien. No se si para bien o para mal, pero si me siento más maduro al no poner a las personas incómodas. 

DTTR: Pensando en lo que se viene musicalmente, ¿siente la necesidad de seguir retandose y reinventándose? 

Triddi: Claro. Quiero hacer un álbum de reggaeton puro que a la vez suene a Depeche Mode. También me gustaría un proceso de composición más colaborativo, ya que estos últimos lo he hecho yo solo. También quiero hacer un álbum de metal. Al mismo tiempo hay muchos elementos de la música que he hecho que me gustaría reciclar. Como agarrar ideas sueltes, riffs, percusiones, y retomarlas en canciones. Como una contraparte del Olla e’ Carne Espiritual que se llame Sopa Negra. Viene un montón música. Puede que se acabe cualquier otra cosa, pero no la música. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s