Review: black midi | “Schlagenheim”

black midi2.jpg

Los miembros de la banda londinense black midi se conocieron mientras estaban estudiando en la prestigiosa BRIT School, de donde salieron cantantes y artistas como Adele, Amy Winehouse, James Blake, King Krule o Jessie J. Sin embargo, su música no podría estar más alejada del “pop” – ellos se hicieron conocidos por sus shows en vivo brutales, llenos de improvisación y agresividad, tocando con personas como Damo Suzuki de Can y llegando a un estatus casi icónico sin haber sacado casi nada de música.

Muy poco tiempo después de lanzar su sencillo debut “BmBmBm”, firmaron con la discográfica Rough Trade – un contrato que se rumorea llega a las seis cifras – por lo que se puede decir que hay mucho hype detrás de esta banda. Pero más allá de la calidad de su música, el que hoy en día se hable tanto de un grupo como black midi, en un periodo donde la mayoría del rock tiende a ser más tradicionalista, y bastante menos arriesgado y experimental, es un muy buen signo.

Afortunadamente, su música también es de muy buena calidad, y en su disco debut Schlagenheim lo demuestran con creces. En nueve temas y 43 minutos, ellos desalloran un estilo de noise rock intenso, con compases complejos – que no fueron hechos porque si, sino porque se sienten necesarios – baterias intensas de la mano de Morgan Simpson, y con asistencia de la producción de Dan Carey, quien trabajó previamente con Bat For Lashes, Kate Tempest o Sia, resultando en un álbum y en un sonido fresco e innovador.

Pasando desde las letras crípticas del single principal “BmBmBm”, o de descontento con el estado de la industria musical en “Speedway”, hasta su performance caótico en el último tema “Duster”, el vocalista Geordie Greep se demuestra como una presencia fuerte, con una actitud mucho más “teatral” que cualquier otro vocalista dentro del género.

Es posible comparar a black midi con muchas otras bandas, ya sea por su sonido o por el éxito que tienen tan solo habiendo comenzado su carrera hace muy pocos años – nombres como Pere Ubu, Slint, Battles, Girl Band o incluso Death Grips suenan como semejanzas. Y si bien tiene sentido hasta cierto punto, lo que black midi hace en temas como “Western” o “Of Schlagenheim” no tienen comparación con lo que nadie haya hecho antes dentro de los parámetros y contextos actuales del rock.

Schlagenheim evita el exceso y la pesadez de mucho del rock progresivo o el math rock moderno. Es un disco conciso que, si bien tiene un estilo muy claro y directo, logra llegar a ser variado en ejecución, manteniendo una calidad excelente a lo largo de su duración. Muestra todo el potencial de una banda nueva con una sed de innovación y experimentación, algo que es imprescindible hoy en día.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s