Noticias / News

El Archivo: The Caretaker | “Everywhere at the End of Time”

En 2011, el músico británico Leyland James Kirby lanzó An Empty Bliss Beyond This World, bajo el pseudónimo The Caretaker. Si bien ya había sacado numerosos proyectos bajo este nombre, este fue el cual le otorgo un mayor reconocimiento, basándose en un concepto que influenciaría el resto de sus trabajos. Este disco se basa en un estudio que demostraba que la gente afectada por el Alzheimer podía recordar la música que escuchaban cuando eran mucho más jóvenes y los sentimientos que surgían debido a ello.

La música de An Empty Bliss Beyond This World se construyó a partir de samples de vinilos de música jazz y dixieland de los años 30, manipulados de forma sutil, usando loops y distorsión muy ligera para crear una atmósfera que evoca sentimientos de nostalgia de un momento pasado hace ya mucho tiempo, algo característico del estilo de “hauntología” con el que es comúnmente asociado, resultando en algo bello y, al mismo tiempo, perturbador.

Los temas relacionados con el alzheimer y la pérdida de memoria que sirvieron de base para An Empty Bliss Beyond This World, son explorados de una forma mucho más extensa y minuciosa en su proyecto Everywhere at the End of Time. Empezando en septiembre de 2016 y terminando este 14 de marzo, Kirby lanzó este proyecto dividiéndolo en seis etapas (stages). Cada etapa simboliza un estado de demencia, desde los comienzos cuando aparecen los primeros síntomas, a sus etapas más avanzadas en donde hay una pérdida total de la lucidez, pasando por los muchos estados y emociones que surgen a partir del diagnóstico.

En total, Everywhere at the End of Time dura casi siete horas, y es uno de los discos más ambiciosos de la carrera de Kirby, marcando el final de su carrera bajo el nombre de The Caretaker, 20 años después de su comienzo.

Stage 1:

En esta etapa se comienzan a mostrar los primeros síntomas de la pérdida de memoria. La música no varía tanto de lo que se pueda encontrar en An Empty Bliss Beyond This World, es más, se escucha bastante clara y suavemente.

Las modificaciones a los samples originales son muy sutiles, la distorsión es ligera o prácticamente nula, y los loops presentes no son necesariamente repetitivos ni generan mucha incomodidad, se puede notar e incluso reconocer la música jazz suave del que se toma prestado en este.

Este primer disco es etéreo, enalteciendo la belleza de los momentos pasados, la juventud, los grandes tiempos. Se intenta recordar, aunque sea por una última vez, todo lo que haya marcado a uno, por más lejano que sea el momento.

Stage 2:

Ya puede notarse, de forma un poco más clara, un avance de la enfermedad en esta segunda etapa. Al principio, no es fácil distinguir entre las diferencias estilísticas entre ambas partes, pero poco a poco se va evidenciando este cambio.

El ruido de fondo se empieza a notar de forma cada vez mayor, la distorsión aumenta progresivamente, comienzan a aparecer los primeros glitches y saltos en la música, probablemente representando los baches que surgen la memoria.

Si bien la diferencia entre este disco comparado con el anterior es bastante mínima, resulta una experiencia bastante más ambient que la anterior. Kirby se enfoca mucho más en la atmósfera, que se pone cada vez más tétrica y minimalista.

Stage 3:

Esta sería la última etapa en la que se presentan recuerdos coherentes, antes entrar en el periodo de confusión de lleno. A nivel sonoro, esta es el disco que más le debe a An Empty Bliss Beyond This World, ya que en él se hacen varias referencias como que uno de los temas se llama a partir de este disco o que se usan temas sampleados previamente en él, una suerte de déja vu.

Los loops comienzan a distorsionarse cada vez más y más. A este punto ya se empieza a perder el rastro de la música que manipula Kirby. Lo que era confortante en un momento, ya resulta confuso, raro, casi irreconocible. Para el final del disco, ya queda muy poco de los recuerdos, solo algún que otro rastro de un pasado incierto.

Aún así, este probablemente sea uno de los mejores de los discos de Everywhere At the End of Time. Este probablemente tenga el uso de simples más creativos del proyecto The Caretaker en general. En la portada de este álbum – diseñada por Ivan Seal, como todas las de este trabajo – se ve una figura que, si bien es caótica, aún así es bella y tiene tintes muy orgánicos, sirve como una buena representación de la música.

Stage 4:

Esta sería la primera etapa “pos-conciencia”. Las memorias se mezclan entre sí, se repiten, quedan incompletas, dando lugar a un estado permanente de confusión, desorden y horror. Los tres discos anteriores estaban divididos en varios temas que duraban entre 1 y 4 minutos, pero este – y los que le siguen – están compuestos de cuatro piezas que duran alrededor de 20 minutos cada una, como lo hacen los otros dos discos que le siguen.

Este trabajo es, por lo tanto, mucho más denso que los discos predecesores, tiene bastante más común con los collages noise de Aaron Dilloway de Wolf Eyes que con cualquiera de ellos. Los glitches y la distorsión dominan cada pieza, queda muy poco de las melodías de la música originalmente usada para construir la obra.

Entre la duración de los temas y la forma caótica en la que se componen, este disco se hace bastante difícil de escuchar. Sin embargo, la tercera pieza, “Temporary Bliss State” (o “estado de felicidad temporaria”) ofrece una suerte de respiro. Manteniendo el mismo estilo lo-fi de las otras pistas, es notablemente liviana y tranquila, posiblemente la música más bella de todo este proyecto, enterrado dentro de algo que aparenta ser impenetrable.

Stage 5:

El caos se vuelve algo con lo que uno ya está familiarizado. La cacofonía es parte clave de toda la música que se escucha. Probablemente sea la etapa que suene más visceral, más violenta en cierto sentido. Suena como una persona perdiendo el control de sus pensamientos, entrando en un constante estado de desesperación y confusión extrema – y The Caretaker transmite esto de tal forma que quien lo escuche se sienta de la misma manera.

Se repiten instancias de forma poco coherente, la distorsión y el ruido aumentan. El único momento en el que se puede reconocer algo de la música sampleada es, por 30 segundos, en la primera pieza. Un breve momento de calma dentro de algo que llega a ser demasiado infernal, ya que la disonancia se hace notar en el resto de los temas, hasta que llegan los últimos momentos, en los que se escucha la llegada de un vacío.

Stage 6:

El vacío domina por completo. Es minimalista y oscuro, casi silencioso. Tal vez la música de esta etapa represente los momentos previos a la muerte, tal vez represente a la muerte en sí. El dark ambient de esta etapa es bastante aterrador, y quizá sin hacer mucho, atrapante. Titulos como “A confusion so thick you forget forgetting” o “A brutal bliss beyond this empty defeat” funcionan como una buena descripción de lo que ocurre.

Esto no cambia demasiado en a lo largo de los cuatro temas, que en total tienen una duración de casi una hora y media. Salvo por los últimos seis minutos – en los cuales se escucha una música casi celestial, coros de ángeles, que contrastan de forma bastante chocante con el resto de la música no sólo de este álbum, sino de Everywhere at the End of Time en general. Es un sample de uno de los primeros discos que hizo Kirby bajo el nombre de The Caretaker, y hace que el proyecto en sí tome forma cíclica.

Al anunciar Everywhere at the End of Time, Kirby dijo que “iba a darle demencia” a The Caretaker, como una forma de retirar este mismo pseudónimo. Esto llevo a varios malentendidos, tanto como gente que aseguraba que esto se trataba de una apropiación burda de lo que es una enfermedad tan dura como es el Alzheimer o la demencia, o quienes pensaba que el músico padecía de esta enfermedad. Sin embargo, esta serie de discos probó ser una exploración sincera de un tema difícil de abordar, hecho por alguien que sabe lo que hace. Un trabajo de música ambient complejo en temática, que logra provocar muchos sentimientos. Quizás no sea algo para escuchar en el día a día, pero es una experiencia que logra ser confusa, aterradora y maravillosa al mismo tiempo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: