El Archivo Noticias / News

El Archivo: Madvillain|”Madvillainy”

tragaluz

Lanzamiento: 23 de marzo, 2004

SelloStones Throw

Producción: Madlib y  MF DOOM

Estudio: Bionic (Los Angeles, California), The Bomb Shelter (Glendale, California)
Doom’s Crib (Atlanta, Georgia)

Arte: Jeff Jank

Composición: Daniel Dumile (MF DOOM), Otis Jackson Jr. (Madlib), Nick Rodriguez (M.E.D.)*, Jack Brown (Wildchild)** y Lord Scotch 79***

(*en “Raid”, **en “Hardcore Hustle”, ***en “Great Day”)


Madlib-and-Doom.jpg

Para este momento, incontables historias y mitos rodean la narrativa detrás de Madvillainy, el álbum seminal (y verdaderamente, el único) del legendario dúo compuesto por los artistas MF DOOM y Madlib. Para aquellos que aún no han escuchado el disco, los invito a hacerlo antes de continuar leyendo. A los que están interesados en conocer un poco más de la historia detrás, Pitchfork publicó un elocuente y detallado recuento para el décimo aniversario del álbum.

Luego de tantas historias, elogios de artistas contemporáneos y de incontables artículos ofreciendo su interpretación sobre el álbum, comparándolo con movimientos como el dadaísmo o ubicándolo como la versión hip hop de Trout Mask Replica (1969) de Captain Beefheart, Madvillainy continúa siendo profundamente enigmático. Videos de Mos Def casi llorando con su LP del disco, Odd Future conociendo a DOOM y las raras apariciones públicas de los dos artistas involucrados continúan alimentando el mito del lanzamiento; cada vez más inalcanzable. Muchos escritores bromeaban con que si bien no son realmente famosos, son el “artista favorito de su artista favorito”.

DOOM, con sus bases en el género provenientes del colectivo de los Jungle Brothers y  del trabajo de Kool Keith en Dr. Octagonecologyst (1996), se posiciona como una figura antagonista a la siguiente onda del género, que en lugar de ver el hip hop como un lugar donde imperan las ideas de respeto, juego, make-believe y de habilidad, busca ensalzar las figuras violentas masculinizadas y las historias crudas de vida en pandillas. Madlib, por su parte, está más cercanamente relacionado con el movimiento ascendente de J Dilla y los Soulquarians, el legado de filósofos afro-futuristas como Sun Ra. Todo juntado con un apetito insaciable por la música, que lo lleva a buscar LPs esotéricos para samplear en sus proyectos. Ambos unidos por su respeto a la cultura, en particular a la música jazz y su experiencia en el underground, hizo que para los seguidores del movimiento esta unión asemejara una promesa divina; la victoria por venir de los virtuosos en un mundo donde los intereses corporativos drenaban de vida al género

El disco brilla desde el inicio por la dinámica del dúo, la forma y el acercamiento al hip hop y las idiosincrasias profundas que cada uno de los dos trajo consigo de sus proyectos anteriores. Poco se debate que Madvillainy representa el mejor trabajo de cada uno , en lo que es quizás el ejemplo más claro de sinergia jamás visto en el género.  DOOM en sus proyectos funciona como productor, y Madlib como MC en los suyos, pero para en este caso los roles estaban claros y la visión por tanto era coherente en ejecución. Madlib trataba de encontrar samples suficientemente oscuros y autorreferentes para DOOM, y éste por su parte actuaba de MC y curador del contenido que Madlib generaba.

A pesar de los mitos e historias que rodean el proceso de creación, a lo largo de estos  quince años el duo ha insistido que el disco es producto de su pasión honesta por el arte; no hubo ideas grandilocuentes guiando el proceso más allá de la convicción de cada uno sobre sus capacidades. Lo que sí acreditan es el hecho de que fue difícil lograr que sucediera por los limitados recursos con los que contaban. El discurso de ambos artistas de que son algo así como la clase obrera del hip hop, su arte producto de esfuerzo y dedicación, más que algún deseo por fama o riqueza, está presente en el material. 

Madvillainy en muchos sentidos es una pieza de hip hop surreal, en tanto parece tangible o familiar, una mirada de cerca revela su naturaleza indescifrable. El disco, a pesar de tener bases y referencias claras, no pertenece a ningún periodo histórico del género. Lo único que lo ata a una época es su publicación (y algunos samples post-2000 utilizados), así como la influencia que ha tenido en artistas emergentes que con entusiasmo lo referencian o tratan de adaptar dentro de sus propios trabajos. El proyecto llamó la atención inmediatamente, incluyendo círculos culturales fuera del inmediato, por su exhibición clara de habilidad, propuesta fresca, misticismo y originalidad que desde entonces estaban claramente destinados a ser parte del zeitgeist.

En una reciente entrevista con SPIN, DOOM reflexiona sobre su actitud con el hip hop y su arte, donde revela que para él la rima es un juego de palabras con el que ha dialogado desde niño. Su acercamiento hacia el proceso de grabación fue lúdico, de mostrarle a Madlib las rimas que se le podían ocurrir. Lo cierto es que pocas veces un artista ha impregnado tanta personalidad en rimas a través de un registro tan monótono. Y en parte por eso es tan difícil encontrar una línea o idea concreta en las canciones: los versos de DOOM están al servicio de este juego de palabras, las ideas se unen tangencialmente ya sea por concepto o por la rima.  Nunca es claro cuál.

A veces parece que DOOM tiene una idea y luego la voltea, y a través de este juego se inventa varios de los one liners o punchlines más emblemáticos en la historia de música. Lo interesante es que ni siquiera para él tienen que tener sentido estricto, sólo debe sentirse bien, y sonar bien. Muchos se desvelan tratando de descifrar algo más de cada línea, mientras que otros simplemente gozan de la ridícula elocuencia de DOOM

Similar pasa con Madlib, quien se jactaba de que aún en la era del internet, pocos lograban rastrear los samples que utilizó en el disco. Desde baladas brasileñas, hasta rock progresivo clásico, pasando por música independiente contemporánea, el arsenal que emplea el productor (que luego DOOM selecciona) es realmente espectacular. La conexión entre géneros distantes, sonidos que intuitivamente no irían juntos, pero ritmos claros y precisos es algo que lo ha acompañado a lo largo de su carrera. Esta actitud ha inspirado a productores a arriesgarse, a encontrar una voz única a través  la riqueza cultural que se encuentra en ellos mismos. Ninguna canción pareciera desperdiciarse, cada beat ofrece un vistazo hacia la mente de un genio creativo, y el producto final asemeja un mosaico en el que reina una creatividad y sentido de descubrimiento único.

Cada canción dentro del disco opera como una viñeta a un mundo conocido por nadie, pero interpretado por ambos. Mucho se podría decir en particular del disco, del precioso sample de “Accordion” que el mismo Daedelus dice que es mejor que su canción original. De “Curls”, “Figaro” y “America´s Most Blunted”, muestras del punzante humor de los dos. De “Shadows of Tomorrow” con la interpretación del poema de Sun Ra por Madlib. De “All Caps” y su introducción perfecta junto con la famosa frase que da nombre a la canción.  Pero quizás la canción que mejor representa todas las fortalezas del disco es la última, “Rhinestone Cowboy”.

Grabada luego de que el disco se filtrara en una de sus iteraciones incompletas, la canción representa el victory lap de Madvillainy, similar a como hace Kanye West en su profética “Last Call” de The College Dropout (2004). Con un extraordinario beat que toma de “Mariana, Mariana” de Maria Bethania, Madlib transforma una lenta balada en un dulce tarareo acompañado de hermosos ornamentos y un bajo marchante, en lo que es quizás de los mejores beats jamás creados. DOOM, igualmente lúcido, habla como si fuese capaz de ver hacia el futuro para observar el eventual legado del disco. La rima que más destaca sigue siendo “got more soul (sole) than a sock with a hole”, la cual encapsula la imaginación y alcance extraordinario de DOOM, así como su humor por lo ridículo que intoxica con lo simple y brillante. En “Rhinestone Cowboy”, Madvillainy es inmortal.

Con el paso del tiempo se ha vuelto más claro que el disco es un encuentro del destino, imposible de imitar o superar (incluso por sus mismos creadores). El mejor legado es el de su rol en la búsqueda de varios artistas hacia dentro de su cultura. La visión creativa, en particular la riqueza que se encuentra en la tradición afrodescendiente, ofrece una infinidad de opciones que han llevado al género hacia adelante.

Los artistas que se dicen influenciados por el disco son parte activa de los movimientos culturales alrededor, apoyan distintas voces y se ensalzan entre sí. No es de extrañarse ver a Donald Glover apoyando a Migos y compartiendo un Grammy con Young Thug, ver a Earl Sweatshirt citando letras de Playboi Carti o a Kendrick Lamar buscando a Kamasi Washington y Thundercat para su magnum opus. Madvillainy se ha convertido en ese eje gravitacional para artistas que contemplan la música y el arte como medio expresivo en el que no hay límites y las reglas no tienen sentido. Donde el sentido de comunidad vence la soberbia, y un dúo con una idea puede cambiar el curso de la historia aún sin buscar hacerlo. Claro, ayuda que los dos son los mejores en su campo.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s