Destacado Noticias / News Reviews

Destacado: Rosalía | “El Mal Querer”

el mal querer

Rosalía, El Mal Querer

Sony Music

-Destacado-

Flamenco y trap, dos palabras que denominan géneros y tradiciones musicales diametralmente opuestas. La primera se refiere a una variedad musical de la que no tenemos mucha idea respecto a su origen cultural y que ha sido cultivada en su forma más conocida en la actualidad desde alrededor del siglo XVIII, principalmente en la región de Andalucía, España. La segunda denomina un género musical nacido en la década de los 90 en el sur de los Estados Unidos de América, con sonidos que son influidos por los sintetizadores y las posibilidades rítmicas planteadas por el auge de las drum machines.

Estas dos corrientes musicales tan distintas y con caminos que hasta este momento han transcurrido tan separados entre sí, logran confluir en la obra de una artista del siglo XXI que, queriéndolo o no, materializa las visiones culturales de su época, en las que pareciera que ya nada es tan sagrado como para eximirlo de experimentación ni para estar extento de vulnerabilidad.

La responsable de la fusión en cuestión es Rosalía, la artista catalana que debutó en una colaboración con C. Tanganá en 2016 (el tema “Antes de Morirme”), y que desde entonces ha recorrido un camino muy sólido en la industria musical de España y del mundo: luego de una colaboración más con C. Tanganá (“Llámame más tarde”), y el lanzamiento en 2017 de un sencillo propio (“Catalina”); fue publicado su primer álbum de estudio, titulado Los Ángeles (2017), que le valió una nominación a los premios Grammy Latino en la categoría de Mejor Artista Nuevo.

Este año, su actividad ha girado en torno a la placa discográfica El Mal Querer, su segundo álbum de estudio. Esta actividad inició con la publicación en YouTube del video para la canción “MALAMENTE – Cap. 1: Augurio”; que fue seguido del video para “PIENSO EN TU MIRÁ – Cap. 3: Celos”. Ambos trabajos levantaron mucho revuelo por la incorporación en su estética de elementos de la cultura gitana, así como referencias muy directas al flamenco en la forma de cantar y la musicalización. Algunos defensores de la cultura gitana hablaron incluso de “apropiación cultural”, dado que la cantante no tiene relación alguna con la región de Andalucía, y tampoco con el sur de España.

Estos señalamientos, sin embargo, fueron siendo disipados del panorama que rodea la música de Rosalía a fuerza de la creciente popularidad de ambos temas, llegando a ser referenciados en algunos de los principales medios de música de cobertura internacional y de internet, obteniendo así un tácito visto bueno como una fusión digna de recibir seguimiento por su atrevimiento, su calidad y lo extraordinario de su naturaleza (no todos los días podemos escuchar géneros tan distantes entre sí combinados). Poco a poco, la imagen de Rosalía fue creciendo en aceptación y popularidad, ya no solo en los circuitos de apreciación musical de España, sino también por parte del público expectante a nivel mundial, que nos llevó a la publicación del trabajo discográfico el pasado 2 de noviembre.

El Mal Querer se plantea como un trabajo muy ambicioso en muchas de sus formas, desde la presentación de la lista de temas, hasta las letras de sus canciones. El disco incluye once temas que contienen un título propio y, además, cada uno representa un capítulo de una obra en la que Rosalía habla sobre el empoderamiento femenino, los celos, la concepción, la autoridad y la posesión de forma poética y con una estética que mezcla elementos clásicos e innovación de maneras muy bien logradas.

El álbum fue producido por El Guincho y cuenta con algunas colaboraciones adecuadamente colocadas que terminan abonando de maneras positivas al producto final. Por ejemplo, C. Tanganá es mencionado como co-autor en 8 de las 11 canciones (a excepción de “Reniego”, “Nana” y “Preso”). Otro de los detalles de la producción que ha sido destacado es la inclusión de un sample de “Cry Me a River” de Justin Timberlake (y la inclusión de éste como co-autor) en el tema “BAGDAG – Cap. 7: Liturgia”.

En cuanto a la estética sonora del disco, es muy difícil ponerle una etiqueta al cúmulo de estilos por los que navegan los temas. Desde el primer contraste que escuchamos, que se compone de la transición que toma lugar entre el primer tema del disco, la ya conocida “MALAMENTE – Cap. 1: Augurio”, y la segunda canción, “QUE NO SALGA LA LUNA – Cap. 2: Boda”, nos queda claro que estamos ante una creación sin muchos límites definidos, siendo el primer track una especie de canción de pop con una fuerte sección rítmica de flamenco; y dando paso al segundo, que nos muestra una interpretación flamenca más pura donde la guitarra y la voz toman el protagonismo melódico, rindiendo homenaje a las visiones más clásicas del género, sin deslizarse del todo hacia el purismo. Rosalía se mueve así en todo el álbum, cambiando indefinidamente entre clasicismo e innovación; haciendo lo que quiere con los elementos que tiene a la mano, cuando quiere.

El recorrido tiene pasajes de calidad que destacan por la sensibilidad pop y la delicadeza sonora con las que los temas han sido tratados; destacan “PIENSO EN TU MIRÁ – Cap. 3: Celos”, “BAGDAG” – Cap. 7: Liturgia”, y “DÍ MI NOMBRE – Cap. 8: Éxtasis”, como algunos de los momentos en los que la interpretación instrumental y vocal alcanzan algunos de sus puntos más álgidos, consiguiendo tomar la forma de cortes magistrales de pop con influencias poco escuchadas en los años recientes y extrañamente, a la vez tener una sensación que se vuelve familiar y muy representativa de los caminos del género en la última década.  De nuevo, confluyen pasado y presente en una vertiente que consigue materializarse en un producto que representa el estado actual del pop, develando a la vez algunos de los elementos más vanguardistas del mismo.

En cuanto a la lírica incluida en el disco, Rosalía es directa y tajante. No escatima a la hora de hacer aseveraciones que nos remiten a situaciones de alta tensión y confrontación: “Mucho más a mí me duele / de lo que a ti te está doliendo” dice en “DE AQUÍ NO SALES – Cap. 4: Disputa”, uno de los tracks que tiene contenido más pesado del disco, al representar una disputa violenta entre una pareja, producto de los celos. Rosalía no se guarda nada, y la frase que le sigue a esta última dice “Conmigo no te equivoques / Con el revés de la mano / yo te lo dejo bien claro”.

Otros elementos destacados del álbum son la participación de la actriz Rossy de Palma (que ha integrado el elenco de La Ley del Deseo (1987), y La Flor de mi secreto (1995), entre muchas otras producciones cinematográficas), quien participa con su voz en el tema “PRESO – Cap. 6: Clausura”; y la inclusión de un sample del tema “Answers me” de Arthur Russell, en el penúltimo track del disco, “MALDICIÓN – Cap. 10: Cordura”. Además, los grupos Las Negras y Los Mellis son acreditados como colaboradores en algunos temas del disco (“Que no salga la luna”, “Pienso en tu Mirá” y “Di Mi Nombre”). Cabe agregar que el trabajo toma su forma de capítulos en inspiración de la obra del siglo XIII de autor anónimo, “Flamenca”.  Además, el track que cierra el álbum, “A NINGÚN HOMBRE – Cap. 11: Poder” fue el primero en ser compuesto y marcó el inicio del interés mutuo entre Rosalía y El Guincho.

Así pues, Rosalía presenta con El Mal Querer un trabajo de mucha profundidad en el que diserta sobre las relaciones humanas de afecto y la forma en la que estas pueden ser trastocadas por los sentimientos de sus involucrados. Esta inspección logra consumarse en un material con mucho peso por el gran número de colaboraciones y referencias que contiene. Se planta como un trabajo muy denso y complejo que plantea nuevas perspectivas para el pop como género, revisando las influencias que puede llegar a tener y las fusiones que pueden lograrse con elementos impensados. La producción se siente muy bien trabajada y pensada, y parece que cada elemento que la conforma tiene valor por sí mismo.

El álbum funciona también como una muestra de los caminos de la música contemporánea en la actualidad: Es un trabajo rebelde, que no parece respetar barreras o límites de casi ningún tipo y al cual (y esto parece ser uno de los rasgos más bien establecidos entre los artistas más atrevidos de la actualidad) es muy difícil de etiquetar. Sea flamenco o trap lo que hace, Rosalía se posiciona como una de las intérpretes más osadas del momento y nos muestra el valor de la experimentación en el pop en una época en la que ya nada parece estar grabado como un sello permanente e intocable, al menos en el mundo de la música popular.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s