Noticias / News Reviews

Review: Kanye West | “ye”

Romper el internet es una cosa que se le da muy bien a la familia Kardashian-West. A ella le bastó con una fotografía, y a él, con un diminutivo. Finalmente después de tanta expectativa y crítica, Kanye West se interpuso en el curso natural de la semana para intervenir con ye, su octavo álbum.

El extravagante músico se ha referido de manera mínima al álbum, sin embargo se sabe que el disco fue lanzado en una fiesta privada en Wyoming donde el rapero estuvo por meses produciendo el material. Según Kim Kardashian ambos iban en camino a la fiesta de lanzamiento cuando West decidió parar, en medio de la nada, para tomar una fotografía de las montañas con su iPhone. Ahí, sin pensarlo mucho, nació la portada que hoy ilustra ye.

Captura de pantalla 2018-06-01 a la(s) 20.46.04.png
Kanye West – ye

Ver esa foto junto a la frase “I hate being Bi-Polar it s awesome” nos da una antesala de lo que se está por escuchar. Para hablar de ye, un disco corto comparado con su antecesor de 20 piezas The Life of Pablo, decidimos dividir el desarrollo de los textos en dos secciones: una donde se abordan las temáticas de las canciones, y otra, donde se examina la ejecución sonora y la curación de samples que Kanye West le regala a ye


Parte uno: Kanye West y su cabeza

Empecemos por uno de los temas centrales de ye: las letras. Se había especulado mucho acerca de la manera en que Kanye iba a plasmar sus polémicos pensamientos en el nuevo disco. Con el extraño adelanto deYe vs. the People” se asumió que el material iba a tener un tratamiento político; y si bien lo tiene en pequeñas dosis, el resultado final es un disco con un alma más personal y emocional.  

En ye, Kanye West construye sus letras en los pies de sus propias batallas mentales, los problemas familiares, sus hijas, la infidelidad, el amor por su esposa, la fama y una retrospectiva a su actitud en momentos brutalmente criticados por la prensa.

Sentimos que el disco respira un aire de monólogo y mientras Kanye va enumerando pieza por pieza sus temores personales, más blandas se van convirtiendo las letras y menos agresivo se va tornado el sonido. Del mismo modo, si bien el disco carece, en partes, de versos imponentes, Kanye ejecuta bien donde debe y da golpes de voz para resonar mucho más y contagiar sus piezas de brío.

I Thought About Killing You

El disco arranca con “I Thought About Killing You”, una pieza que evoluciona en sonido e intensidad pasando de un sample vocal a un explosivo beat con tónicas agresivas y fuertes. Con una serie de coros se marca el inicio del viaje y posteriormente la voz de Kanye se introduce para establecer una autocrítica a la mentalidad, el amor y la pérdida de control personal.

Yikes

El beat de la segunda parte de “I Thought About Killing You” termina muy belicoso, por lo que Kanye West no se da el lujo de bajarse el temperamento. Por eso, el tracklist del álbum continua con “Yikes”, una pieza tan ruidosa como su temática: las drogas y la adicción. Kanye nos introduce en la pieza con el verso “Shit could get menacin’, frightenin’, find help. Sometimes I scare myself” y es ahí donde empieza el proceso de entender como el rapero aborda la adicción de los fármacos como un temor que le fue evidenciado en artistas de la talla de Michael Jackson y Prince.

All Mine

El disco avanza con la misma intensidad hacia su tercera pieza, “All Mine”. De este tema se destaca el beat, el cuál podría ser uno de los más pegajosos del disco. A través de distintos versos, Kanye habla de lo imprevisto que es el amor cuando se cruza con la infidelidad y nos muestra uno de sus lados más abiertos; pasando de la oscuridad de la soledad a la luz que da un verdadero amor correspondido.

Wouldn’t Leave

A partir del final de “All Mine”, el disco torna un aspecto más suave, más tranquilo y más armonioso. Las 4 canciones restantes  a partir de este punto dan una visión de Kanye más abierta y más emocional. Una prueba de eso es “Wouldn’t Leave”

La pieza que ha sido denominada como la continuación temática de Bound 2, nos muestra uno de los lados más sensibles de West y aborda la soledad sentimental como uno de los enemigos públicos más grandes de la vida y el compromiso como clave esencial en una relación. Además, los versos tiene aires románticos y se puede sentir como Kim Kardashian es fuente clave de inspiración en esta pieza.

No Mistakes

El sentimiento que deja “Wouldn’t Leave” no acaba, sino que más bien se muta a “No Mistakes”, la canción número cinco, y la más corta del álbum. En tan solo dos minutos Kanye samplea a Slick Rick con “Hey Young World” y a The Edwin Hawkins Singers con “Children Get Together” para convocar un beat ingenioso, único y poderoso. En “No Mistakes” Kanye nos narra como su vida se vió afectada por problemas mentales y financieros y como eso le ayudó a crecer exponencialmente como artista.

Ghost Town

Avanzamos en el disco y es importante parar para resaltar que si bien Kid Cudi ha trabajado en temas importantes de Kanye, ye nos da una de sus colaboraciones más destacadas hasta a la fecha. Se trata de “Ghost Town”, pieza que sirve de premisa para el lanzamiento del nuevo dúo bajo el nombre de Kids See Ghost.

Es valioso destacar que “Ghost Town” se encuentra dentro del mismo tracklist del álbum homónimo que Kids See Ghost va a lanzar. Así que quedan advertidos, si quieren saber como podría sonar Cudi con West esta pieza es el punto de referencia y es lo más cercano que tendremos hasta el lanzamiento.

Violent Crimes

Finalmente llegamos a “Violent Crimes”, tema que cierra ye. Se podría considerar que este álbum presenta diferencias de sonido, pero es en este momento donde más se evidencia. No solo es la canción más lenta del disco, sino la que más temáticas personales aborda. La canción repasa temas como los nacimientos de las hijas del rapero, las visiones del futuro de West y hasta el trato que podría recibir por sus decisiones tan criticadas. 


Parte dos: El sonido de ye

Como bien lo dijo Mark Ronson en su charla de TEDx: “gracias al advenimiento de los samplers digitales a principios de los años ochenta, la creatividad musical fue liberada, y esto permitió a los artistas sacar más fácilmente extractos del pasado musical. Desde entonces cualquier canción podría tener desde un tambor de Funky Meters a una línea de bajo de Ron Carter. Y es precisamente este paso el que impactó a virtuosos músicos y permitió, con décadas de música grabada, crear obras maestras”.

El texto anterior le calza a Kanye West como anillo al dedo, pues bien se sabe que su manera de trabajo ha funcionado así en muchas de sus grandes creaciones y esto lo posiciona como uno de los samplers más inteligentes del rap contemporáneo. Ahora, en ye esto no se deja atrás; la capacidad de sampling con la que Kanye mezcla se destaca y la manera en que descompone, moldea y construye con el sonido es admirable en secciones del nuevo disco.

Cuando Kanye lanzó Lift Yourself(sí, esa canción que mencionaba frases relacionadas con el excremento) el sample de la pieza tenía un aire similar a The Life of Pablo (2016) por lo que nos hizo pensar que él estaba trabajando, una vez más por la vía del soul. Claramente fue así.

En temas como “Wouldn’t Leave”, “No Mistakes” y “Ghost Town” el poder con el que se deforma el sample y se acopla a la temática es maravilloso, y la manera en que se toma esto como punto de composición es muy destacable. Estas piezas arrastran la estela con la que dichosamente West ha trabajado. Aquí es importante señalar a los implicados indirectos en ye:  Slick Rick, The Edwin Hawkins SingersOrange Krush’sDave Edmunds y Vanilla Fudge.

Sin embargo, si sentimos que la barra sonora le quedó muy alta a West pues En The Life of Pablo (2016) el sonido era tan único que nos abstraía de la realidad y precisamente fue esa de las características más aplaudidas por la crítica. Si bien ese disco disparaba todo tipo de ecos sonoros, los tintes soul gospel que se impregnaban en las canciones más destacables no pueden pasar desapercibidos hasta la fecha.

Aún así el disco se puede apreciar de pies a cabeza, tanto en los temas soul como en los más agresivos. Un punto a favor a diferencia de su antecesor es la brevedad del álbum la cuál nos permite masticar más a fondo todo, y la que hace que el disco se disfrute todavía más.

Canciones recomendadas: Yikes, All Mine y Wouldn’t Leave.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s