Destacado Noticias / News Reviews

Destacado: Against All Logic | “2012-2017”

against all logic

Against All Logic, 2012-2017

Other People

-ÁLBUM DESTACADO-

Por José María Quirós

La primera vez que caí en cuenta de Nicolás Jaar fue cuando lanzó el disco Remix de Random Access Memories (2013) de Daft Punk, Random Access Memories Memories (2013). En teoría la colección de remixes funcionaba más como un método de promocionar su proyecto con Dave Harrington (Darkside), y crear anticipación para el disco que lanzarían juntos ese mismo año. RAMM opera dentro del marco de remixes de house (aún si el proyecto mantiene el tono idiosincrásico de Jaar). Psychic (el disco de Darkside), por otro lado terminó mostrando una faceta diferente con respecto a RAMM, pues destacó la gran fortaleza y ambición de Jaar como productor, ayudado por Harrington con una premisa llamativa: reinterpretar la atmósfera de las melodías de guitarra de Pink Floyd.

El otro gran proyecto de Nicolás es su álbum  Space is Only Noise (2011), en el que combina sus sensibilidades por samples con música house, optando por una ruta menos convencional y estableciendo su nombre dentro del género y a la vez la cultura pop. A los 23 años, en el 2013,  Jaar ya contaba con dos proyectos alabados por la crítica y varias canciones sumamente populares (“El Bandido”, “Mi Mujer”, “Feeling Good remix”). Sumamente prolífico, el de orígen chileno también lanzó en el 2015 tres EPs titulados Nymphs I, II y III; el último contiene la que a los ojos de este autor es una de las canciones más  destacadas de la década en “Fight”. Posteriormente, Nico se encargó de componer la música para la película ganadora de la Palma de Oro en el 2015, Dheepan y de hacer un álbum entero como complemento para el clásico soviético The Color of The Pomegranates (1969). Un año más tarde lanza lo que es su proyecto más político con Sirens, en el que medita sobre su bagaje chileno y la historia del país, tomando inspiración del trabajo de su padre, el reconocido artista visual Alfredo Jaar  (la portada es un trabajo de él). Su enorme versatilidad y sello inequívoco han impregnado cada proyecto en el que se ha involucrado, y a razón de esto ha sido aclamado tanto por fans como críticos.

 

Ahora tenemos este proyecto, que no se encuentra bajo su nombre, sino bajo el alías de Against All Logic, lanzado al mundo sin ningún tipo de campaña publicitaria o el apoyo de una gran disquera. El proyecto, simplemente titulado 2012-2017, está compuesto de una colección de canciones de house con uso de samples. Una vez que se escucha el disco varias veces, se puede plantear la siguiente pregunta (que creo es fundamental para el argumento en esta reseña): ¿qué tiene de diferente este proyecto con un simple DJ Mix en Soundcloud y qué realmente lo distingue del centenar de mezclas y proyectos de remixes que hay disponibles?

Primero que nada, en la cultura pop se consume arte (o eso intentamos) a través de nuestro medio de preferencia que es el álbum. El argumento de si el medio va a morir o no, no es de interés acá, pero en cultura pop se consume al artista que produce álbumes, LPs, como se quiera decir. Ahora, si bien hay centenares de DJ´s/productores en el mundo que tocan en bares, festivales, lo que sea, ¿en qué se distinguen de alguien como Nicolás? Artistas como Diplo, DJ Koze, Arca, James Blake, incluso deadmau5 y similares no solamente se mantienen dentro de su espacio inmediato, si bien puede que sean parte integral de su cultura, pero también colaboran y ofrecen sus producciones en medios que trascienden estos mismos círculos. Diplo puede tocar en Tomorrowland y a la vez co-producirle a Beyonce una canción de Lemonade (2015)  junto con Ezra Koening y con letras de Father John Misty. Nicolás toca en festivales en medio de artistas como Solange, Run the Jewels y Frank Ocean, y a la vez puede ser compositor en una de las canciones del nuevo EP de The Weeknd; hay una integración clara.

De vuelta a 2012-2017; ¿qué es entonces? Lo que Nicolás ofrece es una serie de canciones/beats, que dependen fuertemente de samples, pero que llevan el inconfundible sello de autor que ha desarrollado a lo largo de su corta pero magnífica carrera. Entonces no es sólo un mix de canciones viejas, es un proyecto unificado, coherente y valga decir, excelente, de un artista que no deja de asombrar.

La proeza es inigualable, cada canción funciona como un homenaje del sample principal pero a la vez una reinterpretación del mismo. Jaar guía el proyecto encontrando un espacio original dentro de cada canción sampleada, no se conforma con las partes obvias que aluden a las convenciones de sampling y por esto consigue algo único. Desde la primera canción (“This Old House Is All I Have”) con el excelente riff de funk, queda en claro el festín de ideas que se espera a lo largo del proyecto, aspecto donde yace la riqueza del disco: su profundo entendimiento de los samples que utiliza. Potencial que solamente él logra ver en ellos y cómo los incorpora a su mundo.  Ya sea la creatividad al saber cuándo incluir elementos originales o con el buen gusto del complemento ideal, Nico explota con maestría las oportunidades infinitas escondidas dentro de las canciones del pasado.

Ninguna canción es un desperdicio en este proyecto, aún si algunas son más fuertes que otras. “I Never Dream” trabaja un sample vocal que es desarmado y vuelto a armar de muchas formas distintas sobre una melodía de sintetizador que avanza hacia un punto  catártico al final. Aún si las voces se distorsionan, la belleza de la canción yace en su forma de normalizar esta disonancia, y si bien no dicen nada coherente, logran guiar hacia distintos lugares emocionales y distintos ritmos que finalmente cierran en la nota melancólica que merece.

Some Kind of Game” bien podría funcionar como clase magistral en mezcla y producción. El sample de piano pasa a través de distintos filtros sónicos, pero el cambio en mezcla alrededor del minuto y medio deslumbra con su ejecución gracias a un excelente patrón de percusión que sobrevive estos cambios y marcha a lo largo de la canción.

Such A Bad Way” se basa de elementos diversos pero principalmente que provienen del disco: la línea de bajo, el arreglo de cuerdas, las voces que enuncian el nombre de la canción, y pequeños detalles por todo lado le dan forma (hasta se encuentra un extracto de “I Am A God” de Kanye). Cabe resaltar la percusión distorsionada que cierra de manera perfecta la canción.

Cityfade” se basa también sobre un sample de piano, pero esta vez no cambia (salvo por una parte en la mitad), lo que ocurre es que todo alrededor se mueve. El sample viaja a través de voces en coro de lo que parecen ser niños, violines, distintos ritmos de percusión, el complemento del bajo, de los sonidos de sintetizadores y samples atmosféricos como de carros y sirenas de policía. Es una manera exquisita de escuchar una misma melodía bajo distintos contextos.

Now You Got Me Hooked” podría ser la canción más cercana a un beat de hip-hop, con su sample de soul acelerado , cuando el sample suena Nicolás se restringe a dar aire a la canción y apoyarla con percusión original. Sublime la pequeña modificación de agregar el “HMMMMM” en medio del coro, recontextualizando la canción hacia un tono más ligero y lúdico en lugar de romántico y serio. Cuando el sample no suena, la canción es básicamente un drum and bass, que también permite que este regrese triunfalmente hacia la mitad. Queda la ilusión de ver a Nicolás producir hip hop de vez en cuando.

You Are Going to Love Me and Scream” utiliza brillantemente una base para luego modificarla en algo como noise, un movimiento arriesgado pero sumamente satisfactorio, que además muestra la facilidad con la que Nicolás incorpora elementos de distintos géneros dentro de su método. Finalmente, “Rave on U” es un cierre apropiado para el álbum. La canción es la que menos utiliza samples de todo el proyecto, pero cuenta con la atención a detalles impecable que permea al resto de canciones, y cierra todo de manera satisfactoria con sus múltiples iteraciones de la melodía principal y gusto exótico de percusión.

Viendo este proyecto bajo la óptica de cultura pop, volviendo al tema inicial, surgen varias comparaciones que se le podrían hacer a este disco. En primer lugar, Nicolás está ya a la altura de Daft Punk cuando hicieron Discovery (2001), proyecto fundamentalmente similar en cuanto al uso de samples, estilo tan definido y preferencia por música disco y soul como fuente. Tal vez 2012-2017 no redefina al género así como los franceses lo hicieron en el 2001, pero en calidad este proyecto no tiene absolutamente nada que envidiarles. Otras comparaciones inevitables son Since I Left You (2000) del grupo australiano The Avalanches y …Endtroducing (1996) de DJ Shadow. Ambos son gigantes de su época, discos que tomaron también fuertemente de otra música, pero que a partir de pura creatividad y visión lograron crear algo único, irrepetible.

2012-2017 ya vislumbra su puesto entre los mejores álbumes de este aún incipiente año. Es un excelente testamento de la visión, capacidad y mera creatividad de un artista en su mejor momento (hasta ahora). Nicolás Jaar es un gigante ya y un ícono indiscutible del género, y luego de este lanzamiento solo queda apreciar y maravillarse por lo que pueda hacer en el futuro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s