Reporte Hip-Hop: II Semestre 2017 + Enero 2018

hip-hop

En nuestra listas de fin de año dimos espacio a varios proyectos del género como Milo y Pimp Flaco & Kinder Malo, pero la realidad es que muchos lanzamientos se quedaron sin ser discutidos, por lo que aprovechamos este espacio para hacerlo, ya sea alabando joyas escondidas, dando nuevas perspectivas a álbumes aclamados o poniendo sobre la mesa las razones por las que algo nos quedó debiendo. 


Aminé – Good For You

goodforyouamine

En medio del auge de los sonidos oscuros y bajos reventados que salen de soundcloud, Aminé se distingue por su repertorio de flows, que van desde el dancehall hasta lo melodioso, y su colorida producción, la  cual toma juega con elementos soul, jazz, funk y R&B.

En los mejores momentos de Good For You, su álbum debut, se explota el incuestionable carisma del joven de Portland, pero en los 50 minutos de duración hay pocos momentos (quizás “Caroline” y “Blinds”) que destacan más allá de la estética amena del “sonido de Chicago” tan popularizado por Chance The Rapper. Los cimientos para una visión interesante están presentes, y al final de cuentas se trata de un lanzamiento disfrutable, pero habrá que esperar que Aminé tome mayores riesgos a futuro para hablar realmente de alguien  con una voz propia en el vasto panorama del hip-hop contemporáneo. – Alonso Aguilar


Big Boi – Boomiverse

Print

En una entrevista con André 3000 del año pasado, la leyenda del hip-hop y antigua mitad de Outkast dijo con certeza que él siempre ha pensado  que su compañero Big Boi es el mejor rapero entre ellos. Conocidos en su momento como “the Player and the Poet”, se estableció en Outkast que André era más fuerza creativa y Big Boi era el rapero técnico (aunque bueno Speakerboxxx*>The Love Below). Este ya es el tercer proyecto como solista de “the Player”. Soy admirador del primero, Sir Lucious Left Foot: The Son of Chico Dusty (2010) , pero no es secreto para nadie que al de Atlanta no le ha sido fácil adaptarse.

Con este proyecto, Big Boi camina terreno incómodo por dos sentidos. En primer lugar, muchas de las canciones tocan temas o exponen aspectos de la personalidad del rapero que ya se han escuchado, tanto en ejecución como en la lírica en sí. No solo eso, sino que en búsqueda de apelar a una mayor audiencia, se toman decisiones cuestionables sobre producción, artistas invitados y demás. Hay buenas canciones, por ejemplo “Kill Jill” es un punto alto al utilizar un sample de Hatsune Miku y un gran verso de Killer Mike, aun si el coro no encaja bien dentro de la canción. “In the South” y “Freakonomics” también son canciones que sí le dan espacio a Big Boi y compañía para proponer ideas interesantes y trabajar en su campo de especialidad. En general, riesgos que fallaron y una falta de identidad, aparte de una fatiga artística de parte de Big Boi impiden que el proyecto interese más allá de la novedad de ser el nuevo proyecto de la mitad de Outkast. – José María Quirós


Big K.R.I.T. – 4eva Is A Mighty Long Time (Destacado)

krit

Durante la primera mitad de esta década, el ascenso meteórico de Big K.R.I.T. parecía algo inevitable. Su inconfundible flow, gran proeza lírica y personalidad confrontativa lo posicionaron como el nuevo estandarte del Southern Hip-Hop. Se trataba para muchos del sucesor natural de Outkast, y en su momento se encontraba en la misma conversación que Kendrick Lamar en cuanto al “salvador del rap con conciencia social”, pero el de Mississipi nunca pudo adaptarse a las tendencias emergentes de la era de soundcloud, y quedó un tanto en el olvido. Esto hasta 4eva Is A Mighty Long Time, el cual fácilmente es su trabajo más completo a la fecha.

El álbum dura casi una hora y media pero ni por un segundo se sobre-extiende. Se trata de una oda al hip-hop sureño que transporta por sus distintas facetas y su evolución sin perder de vista la estética idiosincrásica y habilidad narrativa de K.R.I.T. . Los avasalladores subwoofers del Crunk y el trap se complementan con las suaves melodías del R&B y el soul mientras el rapero de Louisiana sumerge de lleno en una exploración sumamente personal de su fe, su persona y su lugar en el mundo, lo que al final del día exalta la relación íntima con su contexto. Es cuestión de ver la lista de productores y los features para darse cuenta, pero una vez que concluye el LP no hay duda de que se trata de un testamento del sur, para el sur, por el sur. Que cualquiera pueda disfrutarlo habla más bien de como el sentir genuino y la destacada ejecución hacen de los paseos en Cadillac algo universal. – Alonso Aguilar


Brockhampton – Saturation II & III (Destacado)

BROCKHAMPTON-SATURATION-II-cover

El punto medio en una trilogía siempre plantea drama y conflicto. Desde los primeros segundos de “GUMMY”, el talvez mejor opener del Saturation Trilogy, Brockhampton parece saber que encontró un hueco, que las oportunidades que tanto estaban buscando finalmente han aparecido pero que estas no han llegado gratuitamente ni sin sacrificios. El boyband liderado por Kevin Abstract lidea con su eminente fama creando una ampliación de los temas que tratan en Saturation pero con una visión sonora (Romil Hemnani, uno de los productores a más tenerle ojo en los próximos años) más consolidada y segura de sí misma. Si bien los chicos todavía están averiguando quienes son, que quieren y como lo van a lograr, ahora parecen tener una fuerza y vitalidad que no les habíamos encontrado.

Sus vulnerabilidades ahora son sus puntos más fuertes, canciones como “JUNKY” y “QUEER”, no sólo nos dejan nuevamente pensando en lo buenos, frescos y diferentes que son a sus contemporáneos, sino que también abren un espacio para nuevas voces haciendo hip-hop moderno. El disco quizás falla en darle un espacio mayor a miembros que no tuvieron tanto exposure en la primera parte y en también variar ciertas ideas en cuanto a flows y armonías. “SUMMER”, el cierre del disco es una declaratoria de amor juvenil al mejor estilo de una balada de Prince, dejando como mensaje fundamental los mismos pilares que han definido a boyband más importante desde One Direction. – Gabriel Castro

brockhampton saturaion III

La primera vez que escuché Brockhampton me puteé muchísimo. ¿Cómo hace un colectivo para no solo lanzar un montón de canciones sino lograr que todas se sientan tan frescas? La primera canción que escuché fue “Johnny“, una que representa muy bien Saturation 3 por la abrumadora variedad de ritmos, los buenos beats y un sentido del humor que a veces hace falta en el hip.hop. Brockhampton nos hace sentir una emoción que no sentíamos desde que escuchamos Odd Future y aunque pueda ser una emoción pasajera, vamos a disfrutarla mientras dure. – Carlos Soto


Huncho Jack (Travis Scott & Quavo) – Huncho Jack, Jack Huncho

huncho jack

Desde que se mencionó que iba a suceder, el resultado de la colaboración entre Quavo de Migos y Travis Scott se tornó uno de los lanzamientos más anticipados de los últimos tiempos. Todas las partes parecían alineadas: dos raperos en los momentos más importantes de sus respectivas carreras, un grupo de productores de elite, y hasta un arte icónico (gracias al legendario ilustrador Ralph Steadman, colaborador de Hunter S. Thompson). Lastimosamente, a diferencia de exitosas colaboraciones recientes como Without Warning (Offset y 21 Savage) o Super Slimey (Future y Young Thug), las partes en Huncho Jack, Jack Huncho no terminan de compenetrarse.

La producción es consistentemente dinámica, explotando el potencial de nombres como MurdaBeatz y Frank Dukes, pero los raperos titulares parecen estar en modo automático durante la mayoría del proyecto. El potencial de Quavo suele notarse cuando está acompañado de MCs que lo respalden, ya sea en Migos o en colaboraciones, y fuera de su gran curaduría de beats y manejo de la atmósfera, Travis no es realmente alguien que cumpla con el wordplay o el carisma en flow que esto implica. Huncho Jack no tenía que ser más que dos iconos actuales disfrutando y pasándola bien, pero al final del día el sentir que queda es de la displicencia de una colaboración hecha meramente por cómo beneficia a la “marca” de los artistas.  – Alonso Aguilar


Jay-Z – 4:44 (Destacado)

jay z

¿A qué suena el lamento del rapero millonario, casado con hijos? Kanye nos dio una probada recientemente en The Life of Pablo, pero Jay-Z se ganó todo el aplauso con 4:44. El nombre del álbum se refiere a  la hora en que el esposo de Beyoncé despertó un día con ganas de rapear acerca de su infidelidad. Armado solamente con una playlist de música nostálgica y el talento de No I.D., 4:44 muestra el lado más vulnerable y reflexivo de Jay-Z, que tiene la misma facilidad para ser brutalmente honesto que para tirar shade. El álbum es un testamento de una época convulsa para los afroamericanos y también una obra audiovisual ambiciosa llena de estrellas (más que Lemonade, y eso es mucho decir).  – Carlos Soto


JPEG Mafia – Veteran (Destacado)

veteran

Luego de años moviéndose en los rincones más oscuros de Bandcamp, Veteran le ha traído a JPEG Mafia el reconocimiento que su desquiciado genio tanto merecía. Si bien se trata de su lanzamiento “más accesible”, esto es meramente bajo sus excéntricos estándares.

Los beats suelen componerse de percusiones industriales, disonancia digital y abrasivos samples que van desde noise hasta gritos de Ol’ Dirty Bastard. En esta ocasión JPEG muestra cierta sensibilidad melódica en los coros y hasta flows tradicionalmente envolventes, pero su forma de rapear nunca se aleja de la personalidad confrontativa de su lírica, la cual no escatima en cinismo apocalíptico e ironía devastadora. Tan denso en experimentación como brutal en su retrato del acontecer político, Veteran es ese álbum que incomoda y desconcierta, pero que difícilmente nos suelte. – Alonso Aguilar


Lil B – Black Ken 

lilb_blackken

Fenómeno cultural, figura del arte marginal, meme viviente. Lil B es un personaje cuya influencia y personalidad amerita su propia bibliografía, y luego de un lapso inusualmente largo de inactividad musical, Black Ken llega a expander una vez más nuestra percepción del de Berkeley.

Totalmente producido por sí mismo, el sonido del álbum es uno que parece concebido en una realidad alterna de la década de los 80, donde el Free Jazz y el World Music más extraño conviven con sintetizadores pesados y percusiones minimalistas. Su flow legendario, por su parte, varía de canción a canción, resaltando lo cálido y genialmente ridículo de sus letras. Gracias por tanto Based God.  – Alonso Aguilar


Lil Pump – Lil Pump

lil pump

Sería sacrilegio escribir mucho de este disco porque no es el tipo del que se pueden escribir noventa mil párrafos, porque la idea nunca ha sido sobrepensarlo, o analizar. Lo concreto es lo siguiente: mucha gente pensó que Lil Pump era solamente “Gucci Gang”, o que no iba a poder sacar un mixtape decente. Su debut calla a sus detractores, ya que es: enérgico, frenético, inconsciente, rápido, pesado, bailable y sumamente divertido. Todas las colaboraciones están puestas donde deberían, ninguna se siente fuera de lugar y el disco en general tiene una vibra muy cohesiva. Si algo indica este release, es que Lil Pump, al menos por ahora, no planea ser un one hit wonder. – Gabriel Castro


Lil Uzi Vert – Luv is Rage 2 (Destacado)

luv is rage

“XO Tour Lif3” va a ser recordada por muchos años como una canción que cambió el género para siempre. El punto medio entre el emo y el rap se encontró en Lil Peep (que en paz descanse), pero Uzi fue, al menos en 2017, el que nos trajo todos los sentimientos posibles. Luv is Rage 2 no se presentó de gran manera, su lista de producción no parecía ser exactamente excepcional, pero a la hora de la hora, terminó siendo uno de los mejores discos de hip hop del año. El porqué de esto es que Uzi demostró que puede adaptarse a diferentes maneras de entender el género en la modernidad, ya sea en medio de una producción colorida y amena como “Neon Guts” o en la oscuridad total “Dark Queen”. El autoproclamado rockstar de Filadelfia, deja sus sentimientos y energía en cada una de las piezas del disco, en una odisea de desamor, drogas y una búsqueda por una especie de redención. “The Way Life Goes”, es el momento más optimista del disco, un himno para los malos ratos, los que Uzi decidió habitar en sus canciones para darnos algo más allá de la tristeza y la soledad, al final, en cierta manera este es un disco que da esperanza. – Gabriel Castro


Maxo Kream – Punken (Destacado)

maxo-kream-punken

En tiempos de absurdismo y excesos, Punken destaca por su compromiso total con la narrativa. El álbum debut del rapero de Houston, Maxo Kream, es una crónica naturalista del oscuro mundo de la venta de drogas, y al mejor estilo de los clásicos en esta tradición, la atmósfera relajada y brumosa de la producción (en este caso amparada por Sonny Digital,Honorable C.N.O.T.E y Suicide Christ de Suicide Boys) envuelve en este mundo de violencia y decadencia moral. Las capacidades técnicas de Maxo como rapero son deslumbrantes, desde la velocidad de su flow hasta sus wordplays intrincados, pero esto no evita que el tejano también destaque con melodías en los momentos más sentidos. Hay que darle tiempo, pero Punken ya se siente como parte de un canon estelar. – Alonso Aguilar


Migos – Culture II

migos2

Hace un año se hablaba de cómo Culture (2017) consolidaba a Migos en la cima del mundo. En aquel entonces el trío de Atlanta deleitó con un álbum amparado por hits, pero que brillaba por lo destacado de la mayoría de sus deep cuts, donde aparecían varios de los nombres más importantes del momento, tanto de raperos como productores. El éxito del lanzamiento generó gran anticipación para su secuela, pero lastimosamente Culture II se queda bastante corto en comparación.

Las falencias del álbum van de la mano con su cuestionable modelo de producción, en donde la decisión de la extensión (1 hora y 46 minutos) y el número de canciones (24) parece estar más basada en los réditos por stream que en la calidad del material. Salvo momentos donde la producción es imaginativa y los miembros de Migos irradian carisma, como “Narcos”, “Stir Fry”, “Too Playa” y “Made Men”, Culture II está infestado de temas formulaicos y momentos sin inspiración. En algún lugar dentro del álbum existe un muy buen proyecto, pero definitivamente no amerita dos discos y la duración del metraje de un filme. – Alonso Aguilar


N.E.R.D. – No One Ever Really Dies

NERD

Luego de años cementando su nombre como un titán mediático en la industria musical, Pharrell Williams se encuentra en la posición de hacer lo que quiera. Para el regocijo de aquellos nostálgicos por los 2000, esto implica el inesperado regreso de N.E.R.D. , proyecto de culto junto a Chad Hugo y Shay Haley. En su primer álbum en 7 años, la agrupación parece retornar a la esencia que tanto le dió éxito la década pasada: dinámica mezcla de géneros, carisma desbordante y gran curaduría en colaboradores. No One Ever Really Dies no viene reconfigurar lo que es N.E.R.D., pero deleita con la mejor versión que podríamos esperar en estos tiempos. – Alonso Aguilar


Offset, 21 Savage & Metro Boomin’ – Without Warning (Destacado)

without warning

Vivimos en la era dorada del collab hip-hop record. Desde Watch The Throne (2011) hasta Huncho Jack (2017), los más grandes han tomado oportunidades de mercado que a la vez potencian su approach sónico. Lo que está en el papel de Without Warning es lo que entrega: beats oscuros y minimalistas, -en lo que viene siendo el tal vez proyecto más cohesivo de Metro Boomin en el año-la intensidad reproducida y condensada por el deadpan delivery de 21 Savage y la energía incontenible de Offset. La estética sonora recuerda a los mejores momentos de Three 6 Mafia, los instrumentos en “Ghostface Killers” y “Nightmare” construyen un mundo de tinieblas que es llenado de cultura popular y tradición sureña por Offset y de relatos densos y complicados de 21 Savage. Todo esto se logra por un manejo perfecto por parte de Metro Boomin, que con este disco prueba que no sólo sabe hacer hits sino que puede crear un cuerpo de trabajo con sentido y que cautiva al escucha. El tal vez único momento triunfal entre la oscuridad que plantea Without Warning, “Ric Flair Drip”, primer sencillo platino del miembro de Migos que además con este disco, prueba que está en la disputa por ser de los mejores raperos de la actualidad en cuanto a delivery, flow, estilo y energía. – Gabriel Castro


Open Mike Eagle – Brick Body Kids Still Daydream (Destacado)

open mike

Uno de los álbumes más injustamente pasados por alto del 2017, Brick Body Kids Still Daydream es uno de esos proyectos que validan las vertientes más abstractas del hip-hop. Por años Open Mike Eagle se distinguió por su forma de yuxtaponer la poesía de sus rimas con su gran afinidad al humor negro, deleitando en años recientes con grandes proyectos como Dark Comedy (2014) y Hella Personal Film Festival (2016). Su más reciente lanzamiento toma la proeza de su visión artística y la eleva a una ambición conceptual que saca lo mejor del rapero originario de Chicago.

Brick Body Kids Still Daydream es una oda poética a lo que significa crecer en la periferia. Con la suavidad usual de su voz, Open Mike retrata los momentos de inocencia y la belleza de lo simple que permea sus memorias. El resultado es un hito del hip-hop como narrativa. Una muestra de como la lírica y la estética sonora pueden ir de la mano para crear inmersión, en este caso en la nostalgia. Este es un trabajo mayor, de esos que se recomiendan a alguien que quiere entrarle al llamado “art rap”. – Alonso Aguilar


Rapsody – Laila’s Wisdom (Destacado)

RapsodyLailasWisdom

La primera vez que escuché a Rapsody fue en el 2015 con su gran verso como artista invitada en “Complexion” de Kendrick Lamar. De ahí me la volví a encontrar con otro gran verso en “Without You” de Anderson .Paak. Ambos versos me llamaron la atención por la actitud y voz calmada de la rapera, sin embargo no me senté a escuchar su proyecto debut del 2012. Ahora me topo con su segundo álbum, llamado Laila’s Wisdom.

Laila es la abuela de Rapsody y la narrativa del proyecto se construye a partir de la idea de “entregar flores al mundo”, en el sentido de que el artista a través de su arte externaliza amor. Con intención noble y ejecución tanto precisa como creativa, Rapsody construye un proyecto sólido y divertido. Apadrinada en gran parte por el productor 9th Wonder, la producción del proyecto se enfoca en beats post-Stones Throw, con samples diversos y línea difusa entre sample y composición original, mezcla de sonido “crisp” y enfoque particular a la percusión. Todos estos elementos también estuvieron presentes en Malibu (2016) de Anderson .Paak, pero Rapsody supervisa el proyecto de tal forma que es suyo indudablemente. Altamente reflexivo y abierto, el proyecto se presta para escuchar, empatizar y pasar un buen rato. Totalmente recomendado y ansioso por ver qué hará Rapsody en el futuro. – José María Quirós


scallops hotel (Milo) – sovereign nose of (y)our arrogant face 

milo2

Es difícil seguirle el ritmo al prolífico Rory Ferreira (alias Milo), pero hacerlo rara vez decepciona. El año pasado, su aclamado Who Told You To Think??!!?!?!?! ganó su lugar en nuestra lista de fin de año gracias a la forma en que sintetizó la faceta más introspectiva del rapero de Milwaukee. En vez de detenerse ahí, Ferreira acude ahora a su otro alter ego, scallops hotel, para una compacta dosis de auto-reflexión, referencias literarias y beats eclécticos como solo él puede. No es un lanzamiento que recontextualiza la buena seguidilla de proyectos de Milo, pero si le agrega una nueva entrada que la mantiene intacta. – Alonso Aguilar


Tyler, The Creator – (Scum Fuck) Flower Boy (Destacado)

tyler the creator

La última vez que hablamos de Tyler, the Creator en este resumen se trataba de Cherry Bomb (2015), un álbum en el que él mismo admite evita hablar de sí mismo. Con Flower Boy regresa el Tyler que nos abre las puertas de la casa para ver qué ha estado haciendo. Está rompiéndola, eso es. Sin miedo a alejarse del hip-hop moderno, Tyler nos desarma con canciones bailables y nostálgicas como “See You Again” y “Boredom” y dos colaboraciones impecables con Frank Ocean. Creímos que Tyler ya no tenía chance de meterse debajo de la piel del escucha casual. Por suerte nos equivocamos. – Carlos Soto


Vic Mensa – The Autobiography

vic

Si se obvian los momentos que se sienten excesivamente melosos y cursi, el disco de estudio debut de Vic Mensa sería un disco con mucho mayor trascendencia. Esos momentos, como “Coffee & Cigarrettes”, le roban fuerza a las grandes hazañas líricas y de composición que tiene este disco. Porque este disco hay que decirlo, cuenta con nombres muy grandes respaldándolo: desde la producción ejecutiva de JAY-Z y No I-D, hasta los clásicos sintetizadores de Mike Dean o el icónico sonido de Pharrel Williams, la parte de producción fue cubierta a la perfección. Es por eso que se sienten todavía más molestos los momentos flojos, porque hay momentos muy altos y causa inconsistencia en el disfrute del disco. Eso dicho, Vic Mensa se plantea como un rapero no solo diferente al que fue en los últimos años, sino a todos los demás, sus intenciones y declaraciones en este release parecen apuntar más que a ser como Juicy J o Rick Ross, algo más cercano a Kendrick y JAY-Z. Es decir, busca una amalgama entre ritmo y delivery junto a consciencia y laboral social, que si bien en este disco no lo encuentra, es un inicio prometedor para un artista que tiene todo alineado para brillar. – Gabriel Castro


Young Thug & Carnage – Young Martha EP (Destacado)

Young_Martha_cover

Sería extraño de cierta forma que los mumble rappers tengan algún tipo de “ghost writer”, algo así como alguien detrás de cámara escribiendo y guiándolos para hacer sonidos o “ad-libs” distintos o lo que sea. Yo elijo pensar que Young Thug simplemente improvisa todo el tiempo. Es genuino, o así pareciera sonar, pero es arma de doble filo. Ya llevamos rato con el nativo de Atlanta y sorprendentemente no se ha agotado su propuesta. Claro hay proyectos que dejan mucho por desear (demasiados, tal vez), pero Thugger de alguna manera logra permanecer relevante.

A mi parecer, su debilidad más grande es que a la hora de no planificar e improvisar tanto, sus productos terminan sonando incompletos y poco interesantes aún si Young Thug siempre trae consigo su actitud extrovertida. Entra Carnage, un productor que me parece que vale la pena tener en el radar (“Learn How to Watch”), que con viene a cumplir esa función de llenar los huecos que Thugger deja. Desde los primeros segundos se evidencia que ambos se complementan tremendamente. A lo largo de las 4 canciones del proyecto, la personalidad irreverente de Thugger se mezcla muy bien con los beats igualmente coloridos de Carnage. Es realmente un placer ver a Young Thug en un ambiente diseñado para explotar sus fortalezas. Si este dúo se sienta a hacer un álbum entero, soy todo oídos. – José María Quirós

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s