Science Fiction – Double Feature: The Rocky Horror Picture Show y la música de los 70.

Por Anna de León

I would like, if I may, to take you on a strange journey.

Aunque ya las fiestas se celebraron el fin de semana pasado, aún se puede disfrutar en Halloween, y es que ver The Rocky Horror Picture Show (1975)  es sin lugar a duda la mejor forma de honrar lo mejor de las películas clásicas de terror de los 30 y el glam rock de los 60 y 70. Siendo una de las películas de culto más conocidas en Estados Unidos, y a pesar de su muy bajo presupuesto, esta obra musical reúne lo mejor de la época: sexo, glitter y por supuesto rock and roll.

I’m just a sweet transvestite, from Transexual Transylvania.

La historia se centra en una joven pareja comprometida cuyo automóvil se descompone bajo la lluvia cerca de un castillo donde buscan un teléfono para pedir ayuda. El castillo está ocupado por extraños con disfraces elaborados que celebran una convención anual. Descubren que el jefe de la casa es el Dr. Frank N. Furter, un aparente científico loco que en realidad es un travesti alienígena (¿les suena familiar?) que crea un hombre muscular vivo en su laboratorio. Una historia que pone a bailar antes de que uno se de cuenta.

Let’s do the time warp again!

A mano de grandes artistas como David Bowie (principalmente su alterego Ziggy Stardust), T. Rex y Roxy Music, el glam marcó el regreso de estructuras más simples y cortas, enfatizando la conducción de ritmos, la virtuosidad instrumental y la nostalgia del rock clásico de los 50. Las piezas musicales con sus coros pegajosos, la teatralidad de su puesta en escena, y sus excesos, hacen de esta película un no brainer si se le quiere rendir homenaje musical a esta fecha.

And crawling on the planet’s face, some insects called the human race. Lost in time, and lost in space… and meaning.

Tras su poco (por no decir nulo) éxito en taquilla, el ambiente underground de los cines tipo grindhouse, cinetecas y salas de proyección llevaron a los fanáticos The Rocky Horror Picture Show en 1976. En ese mismo año, las tensiones políticas, la revolución sexual y la rabia sentida por la juventud, canalizan lo que fue sin lugar a duda uno de los más grandes movimientos culturales: el punk rock, género que hizo de la película uno de sus emblemas estéticos, y junto con bandas como New York Dolls, se difuminaron las barreras entre los seguidores del glam y el nuevo punk, elementos que a la postre se fusionarían en el post-punk y el new wave. A pesar que en la actualidad su contenido ya no escandaliza, podemos asegurar que es una experiencia amena.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s