Protistas | “Entre los dos no sumamos uno”

Protistas es la clase de banda que emana un sentimiento de permanencia silenciosa, logrando despertar en el oyente la necesidad de re-visitar en una escucha detallista su discografía.

Su carrera se inaugura hace ocho años con un EP silencioso, que prepararía el campo para una carta de presentación ostentosa de humor negro en Nortinas War (2010), pasando por el exaltamiento al rock -aderezado con las frescas ondas del pop- en Las Cruceshasta llegar al emocional y familiar Nefertiti, su último disco. No hay detalles o historias que se sientan aledañas a todas las personas que hayan quedado apartadas en dichas producciones.

Dos años tras su última entrega LP y ocho después de irrumpir en la escena chilena, Protistas llega a la edad donde el peso de la vida empieza a cobrar factura y los juegos musicales llenos de una ingenua carga pop, resultan ser meramente indicios de la madurez sonora que tienen confeccionada a la fecha.

Probando lo anterior con su más reciente sencillo, “Entre los dos no sumamos uno”, la banda se apresura a relatar acerca de una despedida amorosa que llega a relacionarse con la noción fatídica del tiempo. El pasado, frenesí aventurado; el presente, doloroso (Y me doy cuenta que me haces falta / Ya no escuchamos ni las mismas bandas) y un futuro aterrador sin predicciones. 

Aun manteniendo el sello de Álvaro Solar en los vocales, los nuevos pasos de la banda no se sienten del todo concretos. Encontramos un espacio musical donde la madurez -o el peso de los años- recorta la exuberancia en las letras de banda. Acá no se da por sentado que el fin de una relación sea un tema que no requiera mucho detalle lírico, pero sí se extraña el juego de palabras de la banda que podía causar risa o angustia por partida igual. 

Volcados hacia un sonido más veraniego y “luminoso”, como lo ha dictado Quemasucabeza, el reino protista del ahora trío santiaguino suena confiado y herido a la vez. Su cuarta producción discográfica, aun sin nombre, posee hasta la fecha pinceladas de jangle que se alejan un tanto a sus raíces. Sin embargo, es evidente el rumbo tan distante que han tomado en cuanto a la producción de sus letras que bien pueden seguir siendo disfrutadas, pero cuya revisita al resto de producciones de la banda puede que se piense dos veces ahora. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s