Anwandter, ícono de la protesta pop

Conocemos varias personalidades de Alex Anwandter. Lo conocemos principalmente como músico y compositor, como maestro del pop latinoamericano y escultor de las mejores producciones de electro-pop en la región. También en la figura de productor y cineasta con su película Nunca vas a estar solo” (2016). Hoy conocemos a un Alex Anwandter que se ha convertido en un activista político a traves de su música. 

El chileno, que ha participado en proyectos como Teleradio Donoso, Alex & Daniel (junto a Gepe) y su proyecto solista inicial, Odisea, desafía la figura del sesudo intelectual inmerso en sus profundos pensamientos con una combinación de crónicas de opresión, irreverencia y un pensamiento brillante y no convencional que aflora aún cuando se trata de responder las cuestiones más trilladas.

En “Cordillera”, un track que muestra una de sus más finas versiones de electro-pop y cuyo trabajo audiovisual se estrena el día de hoy, toca el tema de corrupción gubernamental. Este hace referencia a la represión policial contra todo tipo de manifestación social que se observa muy frecuentemente en su Chile, como en otras partes del mundo.

Cuando Anwandter recita la frase “mar que todavía baña a los niños en el litoral” se está refiriendo a la dictadura de Pinochet, en donde los cuerpos de los asesinados eran lanzados al mar desde helicópteros, equiparando esta práctica con el ocultamiento de la verdad. Esta metáfora sobre como la mentira y la ignorancia persisten es el foco principal en “Cordillera”.

 

 
El vídeo presenta un personaje anónimo de los 60’s-70’s, perdido en la inmensidad de la “cordillera de los Andes”, repitiendo sin cesar el mismo despertar, viendo imágenes del pasado en el cielo. Entre las imágenes se incluyen el bombardeo con aviones de 1973 de La Moneda (el palacio presidencial), Richard Nixon y Henry Kissinger, Augusto Pinochet, quien tomó el poder durante 17 años, imágenes de protestas callejeras de los años 60 hasta el presente, todas mezclándose entre sí, mientras el hombre anónimo repite el mismo acto una y otra vez.
 
DTTR: Eres uno de los artistas más prolíficos de Chile en la actualidad, de paso es conocida tu faceta como productor, compositor solista, y hasta haciendo el dúo con Gepe. Nunca paras de darnos grandes cosas, lo que conlleva a mantenerte ocupado todo el tiempo. ¿Alguna vez te has planteado dejar esto y dedicarte a otra cosa?
 
Andwandter: Bueno, de hecho me dedico también a otra cosa: el cine. El año pasado estrené en Berlin mi primer largometraje de ficción. Es, en cierto sentido, mi gran pasión y me interesa mucho seguir cultivándola como un oficio.
 
Han sido unos años bastante destacados a nivel musical. ¿Nos podrías decir tus artistas favoritos de tu país actualmente o algunos a los que creas conveniente que les debemos poner más de la debida atención? ¿Actualmente qué sueles escuchar en casa o en tu tiempo libre?
 
Honestamente, no escucho tanta música. Más que nada escucho música clásica y soul. Disfruto mucho del silencio también y no me gusta la música de fondo; prefiero sentarme a escuchar algo, cosa que hago rara vez. No he escuchado nada actualmente en Chile que me haya llamado mucho la atención, pero podría mencionar que estoy terminando de mezclar el disco debut de un chico muy talentoso, Francisco Victoria, que debiera salir el próximo año. Hace bastante que no producía a alguien externo así que espero que le vaya muy bien.
 
alex_p1705web.jpg
 
Has mencionado como el tema de la homofobia te ha llevado a ser un activista de la discusión y a dirigir “Nunca vas a estar solo”. ¿Cómo se ve afectada la composición, escritura y producción de tus canciones en torno a todo este tema?
 
Es una línea fina que intento transitar con fuerza y tacto: ser afectado por alguna violencia versus empatizar con ella versus asumir un discurso que la combata. La homofobia es sólo una de tantas violencias sociales que se entrecruzan unas con otras. Limito el foco más en ello como método de “elegir mis batallas” más que sea la única que me importe. Esos artistas como el de Calle 13 que son como unos carteles ambulantes de cuanta “causa” social hay se me hacen de muy poca credibilidad.
 
 
Ante la mayor visibilización y auge cultural que viven los movimientos LGTB ¿Que es necesario para que exista unidad y pureza en lo que realmente son estas manifestaciones ante la homofobia que reina en la sociedad? 
 
Yo diría que lo popular, culturalmente hablando, es la homofobia; no los movimientos LGBT. Desde el vicepresidente de EE.UU hasta los tipos que me venden pan en la esquina de mi casa, la homofobia está por todos lados. El machismo está por todos lados. Ante esa realidad, creo que la preocupación por mantenerse “puro” es bastante secundaria (y tampoco soy un abogado de la pureza). Tampoco creo que haya algo que “realmente seamos”. Podemos ser lo que sea, buenos o malos. Los gays también pueden ser misóginos, por ejemplo. Es muy común. Ahí, cuando se entrecruzan esas opresiones, es que se vuelve más complejo, pero también más real el panorama. Para no enredarme mucho, creo que el enfoque de “imagen” de la comunidad LGBT no debiese ser un factor. Yo no voy a cambiar mi imagen para que alguien me “tolere”. Yo, y todxs, merecemos respeto e igualdad porque somos personas, y punto.
alex_p1701web.jpg
 
¿Habrá algo musicalmente nuevo para Anwandter este año? ¿Que pasó con Alex & Daniel?
 
Para este año no. “Amiga” salió recién hace un año y aún me interesa que el público conozca temas que no han sido singles, como “Cordillera” o “Manifiesto”. Alex & Daniel está en pausa indefinida por la simple razón que tanto Gepe como yo estamos mega ocupados con nuestras cosas. Pero, ¡quién sabe!
 
Musicalmente hablando, en los últimos años la audiencia de Alex Anwandter ha crecido exponencialmente, ¿sentís ahora una presión en adaptar tu propia visión artística para complacer a las masas?
 
No, para nada. Para mí el camino artístico es uno que conduce hacia una versión más depurada de lo que uno mismo es, no lo que más guste a la gente. Si eso se topa con popularidad es genial, pero si no, no importa.
 
¿Como esta tu estado mental ahora comparado con el que tenías cuando estabas haciendo Rebeldes ?
 
Muy distinto, creo. Han pasado años largos e intensos. Estoy mucho más tranquilo ahora y tengo más confianza, lo que es describir básicamente lo que sucede cuando cumples 30…
 
alex_p1703web.jpg
 
¿Ha buscado algo fuera de la música para alcanzar la serenidad?
 
No me interesa mucho la serenidad, para ser honesto. La vida es una sola, tengo muchos proyectos y lo paso muy bien haciéndolos. Ahora bien, tampoco me interesa andar estresado y enfermo por mis proyectos. Pero ese balance ya lo he logrado, siento.
 
Anteriormente has descrito tu música como “gay” y “femenina”, y en “Amiga” se denota una estética pop bastante idiosincrásica, ¿es este sonido una delimitación previa sobre la que trabajas o surge naturalmente en el proceso de explorar la sensibilidad artística?
 
Pienso que en “Amiga” hay, por el contrario, muy poca delimitación en cuanto a sonido. Ignoré casi completamente el concepto de aunar estilísticamente el disco en términos de producción. Creo que es análogo a la manera en que nos aproximamos usualmente a la música hoy en día. En otras palabras, de manera muy ecléctica. Dejé, por otro lado, que la coherencia fuera dada por el contenido temático-lírico y una suerte de “sabor” que siento que se relaciona mucho conmigo y que ya me siento con la confianza que impartiré en cada cosa que hago.
¿Cómo se hace para traducir las preocupaciones sobre el contexto socio político a una musicalidad tan agradable?
 
Bueno, eso es tremendamente subjetivo, por supuesto. Algún troll de internet estoy seguro que la encuentra la música más desagradable que se haya hecho. Y me parece muy bien.
 
Disfruto de la música “bonita”; cuando escucho música clásica, por ejemplo, puedo poner solamente una vez un concierto de Alban Berg -que es súper denso y disonante-, mientras que puedo escuchar mil veces algo de Mahler -muchas veces muy romántico y melancólico-.
 
La inclusión del contexto socio-político en mi música es esencialmente un proceso de introspección no-invisiblizante, por ponerle un nombre rimbombante. Es una especie de análisis de lo político desde lo íntimo o cotidiano.
 
Dentro del proceso de crear la narrativa de un álbum como este, ¿se hace alguna demarcación entre lo íntimo y lo contextual?
 
Es justo lo que mencionaba. No realmente. No me preocupé sinceramente de “crear una narrativa”, pero sí de ser extremadamente sincero en relación a los temas que me preocupan y me afectan -mientras sintiera que tengo alguna propiedad o autoridad para hablar al respecto, por supuesto-. Lo íntimo no es necesariamente lo biográfico, eso sí. Se me hace un tanto exhibicionista y banal hablar de ciertas cosas muy privadas; pero hay una parte de la intimidad que es tan compartida por todos, que ya se vuelve social. Es muy lindo eso y puede ilustrar mucho. Mientras la mayoría camina de la mano por la calle con sus parejas, por ejemplo, a otros les escupen por la espalda o corren el riesgo de que les peguen. Ahí está todo.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s