Video destacado: ANOHNI | “Hopelesness”

Antony es historia: llámenla Anohni.  Con el cambio de nombre, la artista busca un modo formal de reconocer su identidad. Ella misma nos lo cuenta: “He hablado de mí misma como transgénero toda mi vida, pero siempre usé mi nombre masculino. Y eso estaba empezando a resultar extraño. Encontré uno que me gustaba, por ciertas resonancias íntimas, y lo escribí en la pared de mi habitación. Seis meses después de mirarlo cada día, estaba preparada”.

Poco después de convertirse en la segunda persona transgénero nominada al Oscar (por la canción Manta Ray del documental ‘Racing extinction), Anohni publicó Hopelessness’, disco enfadado y triste ya desde el título. Muy distinto en sonido a todo lo anterior: si antes sonaba a pop de cámara, ahora hace electrónica bailable con sonidos de vanguardia, de la mano de dos grandes productores como Hudson Mohawke y Oneohtrix Point Never.

Tomando en cuenta el ambiente que nos rodea gracias al gane de Donald Trump en la elecciones presidenciales de Estados Unidos, hemos considerado apropiado hablar del último audiovisual para la canción que le da el nombre al álbum. 

Desesperada por el estado del mundo, Anohni expresa su disgusto por la destrucción del planeta (ambiental y moral) que la avaricia de la humanidad ha traído, comparándolo con un virus infeccioso. Cuando entramos en este tema, Anohni es imposible de parar. Habla de forma parsimoniosa, pero enlaza una expresión de indignación detrás de otra en un continuo de cansancio y (casi) desmotivación. “A todo el mundo le gusta ahora hablar de cuestiones de identidad, de lo que significa ser negro en Estados Unidos, o gay, o transgénero. Los políticos potencian esto porque así no hablamos de lo principal: cómo la riqueza sigue cayendo en las manos de unos pocos. Mientras hablemos de nosotros y no, por ejemplo, de los banqueros, todo seguirá el curso ideal. El capitalismo está decidiendo incluso quién tiene atención en las elecciones. El capitalismo es así de amoral. Trump vende más, así que se le presta más atención”.

A pesar de la desesperanza, Anohni tiene cierta esperanza: de lo contrario no habría hecho este tipo de canciones; solo habría mirado todo caerse lentamente a pedazos desde su cómodo asiento. Tampoco es que crea que su música vaya a cambiar el mundo. Se conforma con “participar” en lugar de ser cómplice de los sistemas del capitalismo. Su pregunta principal es: “¿Podemos tomar conciencia de nosotros mismos y cambiar la trayectoria del mundo?”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s