Review: Rabia | “Calles Negras”

Sello: Independiente

Maravillado me quedé al descubrir esa extraña mezcla en bruto de punk y hardcore old-school una noche en Amon Solar al ver a Rabia por primera vez. Desde esa noche, esa presentación y muchas otras más les valió para hacerse un hueco en el mundillo de nuestra escena a medida que sus actuaciones en directo, marcadas por la acción de su frontman Camilo, se ganaban a ese público que no tuvieran suficiente con su conflicto sonoro en estudio.

La banda no ha hecho pues más que expandirse y en DTTR no habíamos hablado de la ortodoxia de Demo I y, enhorabuena, nos dan una segunda oportunidad con Calles Negras, un disco de larga duración que reune las 7 canciones de su Demo I pero mejor trabajadas. Basicamente un disco donde Camilo va dejando sus rugidos, ahondando en esa mezcla de lo bonito y lo feo, lo cuidado y lo visceral. La diferencia esta vez es que la banda aumenta su repertorio de canciones que ahondan entre medio minuto y tres minutos de duración. La incógnita es como conjugar rudeza y experimentación sonora y en Calles Negras la despejan muy bien, tirando más hacia lo primero.

Vamos a los ejemplos y lo que les hace destacar. “Miseria” aún permanece maravillosamente punk y se maximiza con melodías de velocidad psicodélica. La imaginaria línea que divide el background punk y el camino hacia la vanguardia del disco viene apuntalada buena instrumentalización realmente logrados junto el lamento de “Lluvia Bastarda”. En contraposición total, la apertura (“Calles Negras”) y cierre (“Desgracia”) vienen dadas por dos temas directos y sin demasiada floritura, el primero dando el más rabioso número hardcore del disco y la última cuenta con algún guiño a Sonic Youth, demostrando como sacar épica del punk. Se trata sin duda de un prodigio de producción y arreglos, que puede llegar a ser apabullante cuando, paradójicamente sus conciertos son ruido y destrucción.

Los amantes del punk-rock de sus inicios no deberían sentirse defraudados con la aplastante y triunfante “Lagos” y  “Altar” que torna de nuevo en psicodelia de altura. Son pocos los temas que se salen deliberadamente de tono, así como cortes que pueden llegar a provocar rechazo de primeras pero que sin duda crecen exponencialmente con las escuchas.

Pese a la cantidad de pistas que se hayan utilizado, el sonido no resulta excesivo ni sobrado de grandilocuencia, sino que están tratadas de manera que consiguen expulsar una rudeza graduada según las necesidades de cada tema. Por supuesto que en la mayoría del álbum Camilo se desgalilla, consiguiendo junto con el resto de integrantes canciones de tanta calidad que oxigenan la rabia tan bien distribuida de este disco. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s