Destacado: Solange | “A Seat At The Table” (Album + Videos)

screen-shot-2016-10-04-at-10-39-02

screen-shot-2016-10-04-at-10-40-34

screen-shot-2016-10-04-at-11-25-10

Silenciosamente, Solange Knowles se ha venido consolidando como una de las artistas contemporáneas más ambiciosas e interesantes. Viviendo muchos años bajo la sombra del éxito de su hermana Beyoncé, Solange decidió cambiar radicalmente su sonido en 2008 hacia el soul psicodélico y R&B alternativo que permeó su segundo álbum de estudio, Sol-Angel and the Hadley St. Dreams.

Aún así, no fue hasta el 2012 con True, su EP producido por Dev Hynes aka Blood Orange, que la artista de Texas vio su renacer artístico calar con una nueva audiencia hambrienta de su neo-soul lleno de nostalgia ochentera.

4 años tuvieron que pasar hasta que la semana pasada la Knowles más joven lanzara nuevo material en A Seat at the Table. Como parece ser la tendencia con los grandes lanzamientos del 2016 (incluida su hermana), el álbum fue lanzado sin previo aviso la mañana del pasado viernes 30.

A Seat at The Table ve una nueva faceta en la constante evolución de Solange. Al reemplazar los pesados sintetizadores y la nostalgia ochentera con una producción más experimental y atmosférica, la artista encuentra un complemento perfecto para las sublimes melodías que moldea su voz. Y es que más allá de lo placentero que es el material al oído, el verdadero protagonista son los conceptos y sentimientos que se tocan.

Ira, desolación, dolor, empoderamiento. Ya sea desnudandose emocionalmente con íntimas narraciones o calando profundamente en el sentir colectivo afroamericano, Solange hace que cada sentimiento sea genuinamente palpable y resonante.

Como ejemplo de esto, ayer salieron a la luz pública los videos para “Don’t Touch My Hair” y “Cranes In The Sky“, ambos dirigidos y editados por la artista en colaboración con su esposo, el artista visual Alan Ferguson. 

Los audiovisuales consolidan la atmósfera hipnótica de los temas a partir de un manejo envidiable de la composición y la creación de un sentido de estética estimulante e idiosincrático que resulta en planos para la posteridad y una experiencia sensorial memorable. 

Siguiendo los pasos de Lemonade, A Seat At The Table explota el recurso de lo visual para darle una nueva dimensión a lo que ya de por si era una genialidad de la narrativa sonora. 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s