Destacado: Los Waldners | “Malas Decisiones”

A diferencia de muchos conjuntos nacionales que también han grabado excelentes discos, hubo otros grupos que se caracterizaron por promover quiebres culturales que se situaron un poco más allá de la música, aunque ésta haya sido el medio a través del cual efectuaran dichas transformaciones. En ese sentido, Los Waldners fue y sigue siendo una de esas bandas de Costa Rica que introdujo una nueva forma de encarar las composiciones, tanto a nivel musical como lírico, dotando a sus creaciones de simbologías y referencias muy locales.

Pocas veces ocurre ese particular fenómeno que consiste en el encuentro casi metafísico entre un gran músico y compositor como es el caso de Daniel Ortuño, y un iconoclasta como lo es Luis Carballo. Lo cierto es que cuando se da ese momento, cuando coinciden el tiempo y el espacio y se encuentran dos animales de esas características, la cultura y la moral convencional se ven amenazadas, porque emergen desde los sitios más oscuros esos outsiders portadores de una sensibilidad intimidante; melancólicos y marginales creadores que vienen a decir cosas como:

¿Y dónde estás, donde estás?
Y que me importa
Vos nadaste en tu contra
Por eso decidí irme solo
A nadar
Y amar, a quién me abrace con fuerza
Y amar, a quién me entienda

Malas Decisiones fue producido por Pablo Castro, Oscar Herrera (de la banda Los Reverbs) y Daniel Ortuño guitarrista de la banda. El álbum comienza con una significativa canción, “Taquicardia que se siente bien“. Los tonos y los colores que suscita la misma son característicos del estilo de Los Waldners, pero sus líricas no contemplan un montaje imaginario de melancolía y marginalidad como lo fue su álbum debut. Más bien la canción impone una importante declaración del disco: una segunda oportunidad de seguir adelante, dándonos cuenta que no estamos solos y sea lo que sea que haya ocasionado sufrimiento y dolor ha sido quemado. Un mensaje de ilusión.

Según cuenta Carballo en una entrevista a La Nación publicada el día de hoy, él compone para Costa Rica. “Suena dramático, pero compongo desde mi contexto, escribo como hablo con la gente cercana a mí, con las personas que tengo mayor contacto y componemos desde la manera de hablar en Costa Rica.” Y pues bueno, “Periodistas” parece estar inspirada en mi historial de amores/ligues como en el de muchos de ustedes. La canción es realmente premonitoria, ya que revela el estilo literario y musical que caracteriza a los Waldners. Bellísima composición donde las guitarras se ensamblan perfectamente a las imágenes de su misteriosa letra.

En “Y de la mía” Carballo canta: “Pero qué ha pasado pues te quiero besar, cuánto lo siento, la verdad no lo siento”, y discutiendo acerca de la felicidad, se pregunta: “¿Pero cómo piensas que estoy? ” Las bases de bajo y acordes de guitarra son fortísimas, donde nuevamente emerge la identidad propia: un pop nocturno y abyecto.

“Quiero que se acabe el mundo para que nadie diga que me rendí ” sentencia Carballo en “Vladi“, canción que ya le hemos conocido en sus presentaciones en vivo y donde la banda experimenta con algunos sonidos no tan convencionales en su catálogo y una voz de Carballo algo más aguda y con actitud borderline.

“El Diablo”, en mi opinión la mejor canción del disco, destaca por sus arreglos de guitarra, la melodía de la voz, la letra, el clima que logra la banda, toda la musicalidad de esta composición es extraordinaria. Significativa para cualquiera que ha dejado atrás un difícil algo o alguien.

El final con “Un Amor” retoma el tópico de las canciones de amor,  acompañado de unas guitarras bastante animadas. Creo que es una canción que habla sobre un cierto sentimiento que todos hemos de haber sentido por lo menos alguna vez en nuestra vida (nuevamente Carballo), y es sin duda, una experiencia por sí sola, una canción que muchos quisiéramos durara más. Pero quien sabe, quizás su corta duración es lo que la hace tan buena. Una forma magistral de terminar un muy buen disco.

Existe un hueco para el amor y el desamor entre las canciones de Los Waldners, siempre visto desde su prisma personal. El grupo siempre ha tenido en cuenta a los perdedores (los que rayan la depresión y los que fracasan en el amor) y esta vez nos contempla dejándonos un mensaje: cuando perdemos, no estamos solos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s