Review: Festival Nrmal Costa Rica 2015


Por Pablo Acuña y Alonso Aguilar

Es miércoles 18 de noviembre y faltan 3 días para el anticipado Festival Nrmal en Costa Rica. En medio de mucho caos y tráfico, logré recoger a Will Myers, más conocido como Dj Chilly, conductor del programa de radio El Sonido en KEXP. Algo tímido pero emocionado, con su suéter de Nacional Records, Will empezó a contarme sobre los días en nuestro país y lo emocionado que estaba por el festival y las bandas. Hace algunas semanas le había prometido mostrarle algo de la ciudad y llevarlo a algún chivo en nuestra capital. Lamentablemente para ese día no había ninguno, como la mayoría de nuestros miércoles. Sin embargo, gracias a Adrián Poveda, pudimos infiltrarnos en el ensayo de Hijos, una de las bandas que estaría en el Festival Nrmal. Con algunas cervezas encima ya, lo primero que me sorprendió de Hijos es ver una banda acompañando a Pablo Rojas. Ya ven, Pablo y su lenguaje verbal va más allá de unos sintetizadores, para ello reclutó a Franco Valenciano, y con él un baterista, bajista y guitarrista que lo acompañaban en tan singular ensayo. Con una agradable bienvenida de todos, disfrutamos el resto de su ensayo y el resto de las cervezas. Algo que rescatar de mi tiempo con Will es que su vida va dirigida a lo que le gusta, y se rehusa rotundamente a caer en algo que no disfruta con tal de ganar más dólares. “Soy afortunado en trabajar en lo que me gusta y en una radio que hace, literalmente, lo que quiera”. Al final de la noche me prometió llevar más bandas ticas a los estudios de KEXP pronto.

IMG_9413

A tan solo veinticuatro horas del gran día, me tocaba encontrarme de nuevo con Will en el Hoxton Pub, donde tocaría Dios de La Máquina y Colornoise. Esa noche también organizamos un punto de encuentro con Artemio Pedraza y Fernando Negrete de Salvajenada, blog mexicano independiente de música y a Phoebe Smollin de Nacional Records. Esa noche Dios de la Maquina mostró buena energía durante su presentación, en especial de su frontman, pero cometió el error de terminar con un cover de The Beatles, ¿en serio? ¿The Beatles? Colornoise apeló a la verdadera espiritualidad del grupo. Una espiritualidad cuyo único fundamento, también verdadero, es la experiencia de sentir, pensar o vivir algo en particular. Pero sin quedarse en la superficie, ni siquiera intelectualizar o dramatizar sus efectos, sino realmente, las relaciones como padecimiento, el amor como fiebre y delirio, la música como síntoma. Su disco por venir va ser algo realmente especial. Al terminar el show decidí que era importante enseñarles a los de Salvajenada un punto esencial de la vida nocturna de San José: Área City. Como nunca, Área City logró contener esos pensamientos que teníamos de que la noche pasara rápido. Estoy seguro que tanto Arte como su novia, Sara, y Fernando (en especial) se llevaron un lindo recuerdo de nuestra capital.

(Como punto aclaratorio, más que una reseña esto intenta ser una memoria de un evento de esos que no serán del todo valorados sino hasta que el tiempo nos lo demuestre.)

Hacer un festival de música es arriesgado, hacer un festival en Costa Rica es una hazaña. Mirando hacia Centroamérica, Nrmal le puso el ojo a Costa Rica para plantar su primer festival afuera de México y gracias a los méritos que viene haciendo su socio fraternal Epicentro. Es con esto que se hacía realidad el sueño de muchos (incluyéndome): un festival con toda esa bola de artistas con singles o solo un EP, sugerencias vagas de algún blog o “mejor” aún, de artistas consagrados.

El día llegó, y llegábamos a un Pedregal que se vestía de gala, no exagero, ese lugar en donde predominan vacas y naturaleza, ahora se vestía de instalaciones, stands de comida y souvenirs varios, eso sin mencionar el escenario principal y un domo con audiovisuales multicolor (los escenarios no estaban muy lejos el uno del otro, puntos extra) y es que representa de la mejor de las formas la tirada del festival, apoyar artistas pequeños para hacer un festival grande, grande en proporciones de importancia para la escena nacional. 

Por Julian Garita
Por Julian Garita

El sol de mediodía seguía imponente, y el público apenas se acomodaba, pero esto no evitó que Algodón Egipcio iniciara puntualmente con la jornada. La psicodélica mezcla de experimentación con melodiosa sensibilidad pop llevó a varios a acercarse a la tarima y presenciar de cerca la energética presentación del artista venezolano, que además de deleitarnos con varios temas inéditos y mucho del destacado La Lucha Constante, deslumbró por su carisma y elaborados pasos de baile. “Yo voy a bailar, ustedes también pueden hacerlo”. Más allá de unos ligeros problemas con el sonido al comienzo, podemos afirmar que el festival inició con un punto alto.

Después vendría el turno de Hijos, y como consentido del blog, era nuestro labor apoyar a la escena local. Pablo se subió junto a su banda y se posicionó frente a los teclados. Ya se sentía más gente en el recinto, y la vibra estaba bien fresca. Los que no estaban escuchando y sonriendo con Hijos, estaban charlando con amigos que iban llegando y que iban topando. Había también mucha escena ahí, estaba Monte, Las Robertas, Zopilot, Vicepresidente y Florian Droids y mucha gente de otros medios. Pero todos parecían muy contentos, Kudos 4 all. En mi opinión, Hijos tuvo un gran aliado que fue el sonido, lo que le permitió al grupo generar una vibra muy buena y franca, sobre todo cuando interpretó “Uno” canción que sonó mejor que nunca. 

Por Julian Garita
Por Julian Garita
Por Julian Garita
Por Julian Garita

Con el anuncio del cartel, uno de los nombres que más llamó la atención fue sin duda el de aUTOPerro, pioneros en el desarrollo de la música concreta, avant-garde y electroacústica a nivel latinoamericano. Si bien las presentaciones en vivo de la veterana agrupación son siempre fascinantes (más cerca de un performance artístico que de un concierto), verlos en el marco de un festival fue realmente refrescante, y el público reaccionó sorprendentemente bien ante la densa barrera de ruidos análogos, distorsión avasalladora y frecuencias transgresoras que venía de cosas como cornetas, papel, diamantes, y hasta metabos. Tanto seguidores de aUTOPerro como escuchas primerizos vivieron una experiencia realmente memorable que siguen recordando hasta la fecha.

Screen Shot 2015-11-27 at 2.30.04 PM

Ya terminado nos trasladamos al set inaugural del Domo, en donde The Wiesengrund Project convirtió el espacio  en un portal a un mundo de disonancia y pixeles. Los visuales poco ortodoxos que se proyectaban en el techo de la estructura generaban una simbiosis perfecta con la intensa atmósfera sonora creada a partir de glitch, noise, kraut, industrial, drone y hasta shoegaze. Cabe destacar la contagiosa y ferviente energía de Sergio Wiesengrund al presentarse, catapultando así el aspecto visceral de una experiencia audiovisual ya de por sí hipnotizante.

Pablo estaba muy emocionado desde que llegamos por ver a los Buscabulla, así que para cuando faltaban 20 minutos se fue hacia el escenario. Un poco antes de eso nos topamos al dúo junto a su tecladista Luis Daniel Valentin en los backstages y nos platicaban de la incertidumbre que tenían del público de Costa Rica. A pesar del una lluvia algo fuerte el show de los Buscabulla estuvo bueno. Pero el valor de los puertoriqueños radicados en New York no radica ahí, si no en el sentimiento que imprimen en la ejecución de cada canción, le delicadeza con la que se armoniza todo en el escenario fue precisa. Y pues si obvio me gusto porque soy muy fan (y porque Raquel baila muy bien).

(Ustedes también bailan muy bien Sara y Arte)

La caída de la noche en Pedregal vino acompañada de una dosis considerable de lluvia. Si bien es cierto que esto no es algo idóneo en un evento al aire libre, estuvo lejos de arruinar una jornada que estaba a punto de ver una de sus mejores presentaciones: Helado Negro.

Nrmal036
Por Julian Garita

La música de Roberto Lange crea por sí sola un sentimiento hipnótico que nos seduce con su introspección y mesura, y su show en vivo es una materialización de esto mismo. Durante poco más de una hora, Helado Negro nos deleitó con las bellas y nostálgicas melodías de sus últimos dos lanzamientos (Invisible Life y Double Youth). Acompañando las emotivas interpretaciones de Roberto, en el escenario dos misteriosas figuras bailaban sublimemente a su alrededor, contagiando y desinhibiendo al público a mover su cuerpo lentamente al son de música que ya de por sí cuenta con una sensualidad inherente.

El clímax  llegó cuando sonó “Young, Latin & Proud”, tema cuyo coro fue cantado por decenas, y que se ha convertido en un himno extraoficial a todo lo que representa el festival en sí.   Todos aquellos que no conocían a Helado Negro antes del festival, probablemente se fueron más que satisfechos con su atmosférica e íntima presentación.

Nos dio tiempo de ir a refrescarnos y comer algo, porque lo que venía era lo más cargado de la jornada. 

The Sonics es rocanrol. Rocanrol es The Sonics. No hay mucho más en la ecuación.

Nrmal041
Por Julian Garita

Probablemente la agrupación más anticipada de todo el festival (y por mucho la de mayor trayectoria), The Sonics cumplió con creces su cometido de hacernos mover el cuerpo al son de los infecciosos riffs de guitarra y frenética percusión, y perder la voz con sus icónicos coros. Si bien los miembros de la legendaria banda estadounidense están adentrados en la tercera edad, la juventud de su música sigue igual de vigente. Lo que queda plasmado en un show que no escatima de energía en lo más mínimo, y que tanto hoy como en 1960 sigue generando crowdsurfing y mosh pits al son de “Have Love Will Travel”, “Psycho”, “The Witch” y todo su arsenal de nueva música. Quizás muchos todavía no caigamos en cuenta del verdadero privilegio que fue haber presenciado a estas leyendas vivientes en vivo y todo color.

En el momento que terminaron los veteranos de The Sonics, el festival se dividió por completo. Algunos fueron a sus casas, otros decidieron ver a Gepe y su propuesta de corte más “dulce”, y otro (no tan) pequeño grupo de iluminados tenía claro que AAAA iba a destrozar el domo. Fue ahí donde fue nuestro colaborador Francisco. Junto a unos visuales impresionantes muy bien acoplados a su set, sus beats fueron creando progresivamente una atmósfera cada vez más intensa en el domo, manteniendo al público en sintonía con ayuda de los visuales, a tal nivel que, junto a Raido, considero las sorpresas mas gratas del festival. 

Por Francisco Cubillo
AAAA Por Francisco Cubillo

Una de las grandes expectativas que tenía para ese día era que hubiese la sorpresa de escuchar algo del disco de Alex y Daniel, así que mis esperanzas estaban a flor de piel cuando salió Gepe a tocar. El set de Daniel no impresionó mucho. Mucho GP y poco Audiovisión, y más de su nuevo disco, pero  si hay algo que decir a acerca del show de Daniel Riveros, es que lo da todo. Empezando desde la batería y acercándose al filo del escenario, la idea de Daniel es encantar a cualquiera que sea su público. “En la naturaleza” puso a todos (yo incluido) a bailar y talvez Daniel no sea el mejor pero es astuto, lo suficientemente astuto para rescatar sonidos típicos del folclor latino. 

image

Y así terminó Nrmal Costa Rica. Nrmal demuestra, una vez más, que el DIY no es sinónimo de mal hecho, es sinónimo de trabajo, paciencia y ganas de divertirse.

Por Julian Garita
Por Julian Garita
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s