Review: Deafheaven|”New Bermuda”

Deafheaven, New Bermuda

Anti-Records

Puntuación: 82 

Por: Alonso Aguilar


Sunbather fue uno de los álbumes más críticamente aclamados del 2013, y al mismo tiempo uno de los lanzamientos más divisivos de la memoria reciente. Mientras la prensa especializada destacaba la osadía estética y la subversión sonora de Deafheaven, cientos de melómanos rechazaban violentamente cualquier relación de la banda con la etiqueta de “Black Metal”, y cuestionaban la supuesta innovación de su música.

Si bien es cierto que antes de Deafheaven bandas como Alcest, Liturgy, Ulver y Wolves In The Throne Room, por nombrar algunas, habían subvertido las barreras de la concepción tradicional de “Black Metal”, la banda de San Francisco logró hacer asequible el contraste entre belleza y brutalidad, marcando así un antes y un después en la forma en que mucha gente percibe a este tipo de música. Tanto así que Sunbather le abrió las puertas al grupo para exponerse ante una nueva demográfica gracias a ser parte de la publicidad de Apple y firmar por Anti-Records, sello con una clara demarcación “indie”.

Dos años más tarde se anuncia el lanzamiento del anticipado sucesor de Sunbather, New Bermuda, y en lo que muchos pensamos iba a ser un adentramiento a un sonido aún más accesible, Deafheaven nos sorprende y nos da su trabajo más visceral hasta la fecha.

La barrera de sonido y la estética shoegaze que tanto llamó la atención en Sunbather es casi inexistente, dando lugar a un énfasis en el complemento entre riffs pesados y blast beats con melódicos intermedios acústicos. Si se tuviera que caer en el tedioso ejercicio de comparar, la tan comentada influencia de My Bloody Valentine pareció desvanecerse en favor de una amalgamación de riffs de Slayer (era South of Heaven/Seasons In The Abyss) con la sublime sensibilidad melódica de Explosions In The Sky.

De primera entrada el álbum da la bienvenida con percusión desenfrenada y riffs brutales. Los potentes growls de George Clark nunca habían sonado tan estruendosos, estando aún más abajo en la mezcla y luchando con la instrumentación, haciendo el sentido de urgencia y claustrofobia de las letras mucho más vivido. En general, la producción de New Bermuda es más limpia, pero jamás llegando a los tediosos niveles de artificialidad de muchos lanzamientos de metal contemporáneo; la crudeza sigue presente, y es congruente con el cambio estilístico de la banda.

A pesar de que en este lanzamiento se adoptan más “convenciones” del género, estas no solo son ejecutadas con maestría, sino que se mantienen interesantes gracias al amplio gama creativo de la banda. Los interludios instrumentales que tanto servían como un respiro en Sunbather ya no están separados en sus propios tracks, sino que son parte del intricado flujo de cada canción. Si bien estos momentos son realmente bellos y se sienten como un oasis en medio de un desierto de desesperación, las transiciones hacia ellos no siempre son tan fluidas, pero no es algo que vaya a quebrantar la experiencia una vez inmerso.

Las decisiones tomadas en el álbum son audaces, y a pesar de adoptar una presentación mucho más abrumadora, el resultado sigue siendo un trabajo conciso y demoledor. Si bien siempre será puesto sobre la balanza con su predecesor, cada uno tiene su propio cometido. New Bermuda no busca subvertir las barreras del género, si no expandirlas a través de un sonido maduro y fascinante, y podemos afirmar que el cometido es logrado con creces.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s