Easy Easy: La verdadera forma de beber un cóctel

La capital de Guatemala ha permanecido trazada por líneas invisibles desde 1952 cuándo se decidió dividir la gran ciudad en distritos denominados como “zonas” que generó una ubicación más certera para con los habitantes. El sistema divisorio fue impuesto para organizar las zonas bajo un sistema de espiral que se va desenvolviendo de forma opuesta a las agujas del reloj. Al igual que sus marcadas zonas convergiendo en el espiral, los habitantes del país tratamos de converger con tranquilidad en un sistema contrario a algo considerado como “normal” hablando en términos generales. Porque no se trata de ser rebelde porque sí, se trata de adaptar esa rebeldía como método de defensa en un contexto inerte, un espacio amplio en el cuál las preferencias individuales son el único armamento ante una multitud que se ha cegado y hartado del abandono de los dirigentes.

La reacción es entendida como el comportamiento ante cierto estímulo, un estímulo que puede llevar a uno solo o a una multitud a sacar lo menos imaginado y que termina por sorprender al estimulante en la respuesta a su estímulo. Es así como muchos valientes han decido volcarse frente al sistema inerte. ¿El resultado? Comportamientos no de acuerdo a las normas que terminan siendo tachados de expresiones rebeldes o anárquicas.

En esa anarquía personal y en esa desidia de emociones, han ascendido aquellos que una vez fueron callados, los que idealizaron un mundo lleno de posibilidades y que, entre decisiones lograron ascender hasta convertirse en generadores o creadores. Actualmente, el panorama alternativo guatemalteco no sería lo mismo sin la llegada de un modelo que surgió entre el choque cultural, social y musical que experimentan cantidades de almas jóvenes. Tal modelo fue ejemplificado en la última recopilación de sonidos urbanos que Bajo Presión Records supo amarrar para entregarle a una vasta audiencia el Nosotros Somos la Contracultura, una declaración de rabia que prevalece en el interior de la mayoría de la juventud y quienes van alejándose de esta. Convincente o no, el compilado retrata en 52 minutos el remolino emotivo que absorbe al país entre rap, mathrock, ska, y space-surf.

Hablar de Bajo Presión como un todo podría dificultarse sin nunca antes haber pasado por la experiencia sonora que su catálogo ofrece: la banda sonora de una ciudad que grita de diferentes modos. Es ahí donde el término del estar a contra reloj o bajo presión cobra fuerza; todo alude a la singular forma en la que los artistas buscan escape, cantándole a sus realidades más palpables. Unos deciden crear rimas en contra del sistema, lo hacen perfectamente. Otros deciden callar pero le dan oportunidad a circuitos y sintetizadores para que lo hagan por ellos. Todos convergen al final de cuentas, pero mientras, hay quienes deciden lamentarse, derrochar y recordar los venenos sentimentales post o pre de las relaciones amorosas.

Sin ser niñas lloronas de quince años que sufrieron a costas del primer amor, sin resultar un producto cheesy al mejor estilo del paradigma de la boy band, existió una vez una propuesta que trató de darle un golpe bajo al ego y el orgullo para retomar los momentos más indeseados de una relación para así elaborar maquetas musicales que sirvieran como única salida a los errores comunes. La historia data unos tres años para atrás cuando entre supersticiones acerca del fin de los tiempos, un quinteto decidió unirse para hablar del final de un mundo que no todos hemos conocido: el después de una relación.

——————————————————————————————————————————————————————————–

Enfocado en querer generar un espacio musical en el cual convergieran varios géneros, Javier Varela montó un proyecto con el cual quiso tener una base musical de rock pero liderado por los vocales de un rapero. Así fue como en el diverso Fraijanes surgió en Enero del 2012 la obra gris de un proyecto que abarcaría géneros no amigables para crear una especie de revolución musical. Tal revolución musical fue efectuada con la llegada de Rodolfo Madrid (actual guitarra) quien provenía de una banda hippie de Antigua (relatado esto entre bromas por Jesse Baez, voz principal de la actual Easy Easy quien conoció a Javier y Rodolfo desde pequeño). Como adhesión al visionario proyecto de Javier “Paco” Varela, entraron a la alineación Gerry Flores (batería) y Luis Pedro Wever (bajo). En un abrir y cerrar de ojos, se comenzó a realizar la idea de un trago sonoro, el cual entre una divergencia de géneros nació Cóctel.

Cruces invertidas y piñas diagramadas

Pasaron tan solo dos meses para que Cóctel lograra captar gran atención con un EP que se caracterizó por la búsqueda de identidad al proponer canciones tituladas en español pero cantadas en inglés (a excepción de su primer gran éxito “Lo Hago por Ellas”), elemento por el cuál la banda ha sido bombardeada en estos últimos dos años. Femme Fatale significó para la juventud adulta de ese momento un portillo en el cual artistas visuales y musicales decidieron comenzar a emprender y generar contenidos basándose en sus propios intereses, lo que llegó a convertir a la larga un gremio alternativo que hoy por hoy lucha en una ciudad apresurada por prevalecer e innovar.

11731410_1015662361812469_1747237723_o
Por Giselle Chang

Flechado(s) en un ensayo de la banda, Bajo Presión Records llegó a incluir a Cóctel dentro del sello. Así, los de Varela supieron digerir varios elementos de un solo bocado: el entender el buen recibimiento que empezaron a tener, constantes conciertos y el fortalecimiento de su género. Esto gracias a la permanencia con ellos mismos durante tal vaivén, a lo cual Paco Varela cuenta que se ha debido por la armonía que surge en los ensayos semanales de la banda: “creo que veo a la banda como un instrumento, y depende de todos para que suene afinado”. Fue así como a base de ensayos y melodías en loop dentro de cada uno de los integrantes Cóctel se dio a la tarea de ir por más en un segundo material grabado que los consolidó como una potencia regional debido al enfoque y la búsqueda por generar algo que no está establecido. He ahí la llegada de Enjoy, material que llegó a dejar definida la línea por la que la banda caminaría, produciendo un EP elaborado completamente en inglés con la ayuda de Franc Castillejos.

Por Giselle Chang

La ganancia del 2013 para la banda sirvió como segunda carta de presentación ante las audiencias quienes depositaron un voto de confianza a con el indie y hip hop que Cóctel armó en dos detallados EPs que lograron tener aviada aún con su contenido “post break up” que a la fecha no se ha desgastado. Giras por Centroamérica y México generaron en la banda la incertidumbre del poco apoyo que recibían por parte de los medios locales, pero que simultáneamente mientras pocos compartían acerca de ellos en Guatemala, sus canciones podrían sonar en una radio de El Salvador o ser personajes de blog posts en sitios mexicanos. Aún con el reducido respaldo comunicativo, la banda siguió elaborando maquetas musicales que delegarían el esperado primer LP.

Para finales del año pasado, Cóctel torna su título en el ahora adaptado Easy Easy basándose en el gran King Krule lo cuál acercó las miradas otra vez en la banda quienes lo único que hacían era jugar con la audiencia previo al anticipado Todo Lo Que Te Digo Está Mal, lanzado en Mayo del presente año.

El característico sabor

Las 6pm, en el escenario armado provicionalmente en La Erre no se establece un solo color de luz sobre la audiencia y la banda. Con falta de beats, Jesse Baez anuncia quienes son los que están de pie sobre aquel escenario: Easy Easy no necesita introducción a la zona 4 en estos días. De ser aquellos que solían recurrir a las cruces como modelo estético, ahora son los encargados actualmente de conmemorar a la masa sin importar quién sea él o la que está escuchando. Son los encargados de aglomerar un grupo de personas que a los tres minutos pueden estar girando cabezas debido a las ondas del falsete de Baez o llevando los pies a un compás constante proveniente de la percusión de Gerry Flores.

Agresivo pero con delicadeza. Un retorno que no sorprendió, Easy Easy o Cóctel siempre estuvo allí en la ciudad. Estuvo flotando con una propuesta que le apostaba a ver las cosas malas y tristes de la cotidianidad a través de un cristal de esperanza aún mientras las letras de la banda resultan declaraciones tristes e inevitables. Todo Lo Que Te Digo Está Mal es un berrinche que se justifica con riffs, beats y voces agresivas que únicamente reclaman por un bien (sea este personal o colectivo).

De la misma manera en que la ciudad necesita de su espiral para que los habitantes sobrevivan, de la misma forma en que Bajo Presión ha abierto un trillo para la cultura guatemalteca con propuestas diversas; la juventud, los adultos necesitan saber que en este país hay más que una Crisis en el Sistema. Todos necesitan saber que hay maneras de estar a un mismo nivel comunicativo que nos permite conseguir lo inalcanzable, pero solo arriesgando para así lograr el cambio que se ansía, o el que ya viene en camino.

Por Midrash Lopez Robledo
Por Midrash Lopez Robledo

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Advertisements

One thought on “Easy Easy: La verdadera forma de beber un cóctel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s