Entrevista: The Longboards

En sentido técnico The Longboards es una banda instrumental, pero ciertamente posee mucha voz y letras, letras que son sonidos; la banda esta cargada de historias y no sólo en sentido anecdótico, sino que toda su música habla: Hablan los tombs, habla la escala de do, habla el reverb. 

Hoy nos despedimos de The Longboards y después de seis presentaciones, esperamos su regreso a nuestro país. A vísperas de su último concierto, Alfredo, Jordi e Iván, hablaron un rato con nosotros sobre su experiencia en Costa Rica.

//////

DTTR: Grupalmente… ¿qué papel han desempeñado más allá de tocar los instrumentos, cómo se han compenetrado como banda y quizá de manera emotiva?

The Longboards (Jordi) : Alfredo y yo hemos estado desde el principio, Iván entró hace poco… lleva unos meses, casi un año. (Alfredo) Hemos tenido muchas giras, eso ha ayudado a compenetrarnos; viajar juntos, dormir juntos, pasar el tiempo juntos, ir en furgoneta. Al final lo más difícil es el día a día,  de plan llegar a ensayar y cada uno llegaba con el otro chico con el que estaba hacía nueve años, con Ander y pues llegaba cada uno con sus problemas, con sus cosas mentales y no estás al cien por cien y eso nos daba mucho miedo con respecto a nuestra primera gira porque no sabíamos cómo iba a acabar, recorrimos toda Francia entera y terminamos en el centro de Francia todos abrazados, medio llorando… fue muy emotivo. Cuando estamos juntos, sacamos un poco los problemas por medio de la música. Siguen habiendo pequeñas diferencias, pero son muy pequeñas, casi imperceptibles. También nos une el surf, por ejemplo a Jordi y a mí nos une la pasión por el surf, antes con el otro batería era el skate, ahora el rock and roll porque con la entrada de Iván en la banda, nos ha encaminado un poco más hacia los años 50 y eso también teníamos ganas de probar, probar un poquito del mundo del rock and roll y el rockabilly. Otra cosa que nos une a la banda es que nos encanta componer, somo bastante prolíficos. Llevamos ya cuatro álbumes y vamos por una quinta entrega, de hecho nos emociona muchísimo porque hoy vamos a presentar una canción nueva.

DTTR: En este proceso de componer y compenetración ¿Podría decirse que es similar al viaje en una ola?

The Longboards: Sí señor, es como estar montado en una tabla, los quiebros, los movimientos, es música muy deportiva… cómo definir… música muy dinámica… es como estar en una tabla de skate o una tabla de surf, entonces sí, con ese sonido de reverb-guitar imitando el sonido de las olas, los derrapes de guitarra imita el sonido de las ruedas en el asfalto y ahora en estos momentos estamos fijando la vista en el sonido del motor, centrándonos en los dragsters americanos, super coches hiper-vitaminados… y bueno en este momento estamos trabajando con esta onda y el útimo disco que hemos editado es el “Insane”, que es música dragster.

DTTR: ¿Este nuevo sonido entró con Iván?

The Longboards: No no…entró antes, con el otro batería, a él le gustaba mucho y nos metió en la onda, nos trajo unos discos de Del-Fi records, con una serie de bandas que hacían surf alrededor del 58 y en la última época, en el 63 se realizaron una serie de discos muy especializados en drag, son discos que tienen menos reverb, suena más a asfalto y a coches, pero bueno el tema principal es “velocidad”, la sensación que tienes haciendo surf y la sensación de velocidad cuando pasas al coche. A pesar de que fue el otro batería que nos metió en este tipo de música, el batería que tenemos ahora lo tiene al pelo… es un refuerzo, el es bastante rocker, es como estar en la antigua tejas, con un poco de country y así… el que escuche el álbum se dará cuenta a qué me refiero…

DTTR: ¿Qué cambia cuando tocan en la playa o en la ciudad… cómo les afecta?

The Longboards: Sí, la verdad es que notamos la diferencia, en la playa tocamos más para los surfistas y para gente que vive por allí, últimamente estamos muy metidos en campeonatos de surf y allá donde vivimos, solemos tocar en sitios donde van los surfers y además es un tipo de música que le gusta a todo tipo de gente, porque cuando tocas ves a mayores, gente joven y todos se mueven con los sonidos que hacemos y estamos muy contentos haciendo este tipo de música. En la ciudad la gente se va más por el garage, es un público más rock and roll, más underground. Gente más deportiva en la playa y más underground en la ciudad.

DTTR: ¿Y acá en el país?

The Longboards: Es algo muy general en realidad, aunque hay lugares en donde se mezcla, en Valencia por ejemplo, es una costa y sin embargo va muy bien con el garage. Tenemos la rama del garage, por eso lo manejamos bien.

DTTR: Es la primera vez que vienen acá… ¿Cómo ha estado la experiencia y el público?

The Longboards: ¡Estupendo! Una acogida que no nos la esperábamos, vamos… están todo como locos, nosotros también. Estuvimos tocando en el Backyard Bar en playa Hermosa, en el campeonato de surf y bueno ahí estuvimos con lo mejorcito del surf de costa rica, tuvimos a los surfistas bailando con nosotros en primera fila, al campeón Gilberth Brown y Salchi-Boy, se sabían hasta nuestros nombres, luego nos zarandeaban y fue muy bonito. Ahora,de vuelta a a San José, un montón de chicas bailando “yeye”, lo que conocemos nosotros como yeye en España, música de los 60ts, ha sido increíble… en uno de los bares más bonitos en los que hemos tocado, más cool, más “tuanis”. Aparte que el país es una de las joyas de la tierra, los ticos lo estáis cuidando muy bien, aparte que los ticos sois muy diferentes a las personas que hemos conocido en el mundo, estamos aprendiendo a ser mejor personas, es un carácter muy entrañable, estamos aprendiendo a ser más amables… y estamos entendiendo porqué la gente que viene repite o se queda., vamos, se entiende.

DTTR: ¿Por qué Costa Rica, por qué están acá?

The Longboards: Por Twistin Bones, la página de Rock and Roll on line y por Los Cuchillos, casi que Los Cuchillos y The Longboards iniciamos juntos, ellos aquí, nosotros en España y siempre mantuvimos contacto… primero con el Myspace y luego con Facebook y siempre ha habido una intentona de venir aquí a tocar. La conexión con ellos es bastante profunda, nos gusta la misma música, la misma manera, nos han operado a todos casi de las mismas cosas. Todo esto lo ha organizado Arnoldo Cuchillo, el autor Twistin Bones y recomendamos su página desde aquí, por que es un bien cultural, os va a enseñar lo que es la buena música del garage, rock and roll y surf. Él se ha puesto en contacto con nuestro manager Karlos Peligro, al cual saludamos por acá también… empezaron las negociaciones y listo.

DTTR: ¿Qué han hecho a parte de los conciertos, cómo ha sido la experiencia acá?

The Longboards: Hemos ido a la selva, hemos ido a Manuel Antonio, hemos visto osos perezosos, los monos aulladores que se bañan en las playas, hemos surfeando, hemos ido al Poás, hemos estado todo el tiempo rodeados de la gente de acá y eso ha sido muy grande. Y nos falta mucho por recorrer, nos queda por ver Guanacaste y el Caribe, visitar Corcovado, Playa Grande, Tamarindo y vamos, que sabíamos de unas esferas cósmicas, sabíamos que había unas esferas que habían encontrado que son símbolo de la nación y queríamos tocarlas y llenarnos de energía. Al principio no entendimos lo que decía la gente; mae, mae, la vara etc. ahora hasta ya hemos combinado y también alguna palabra se quedará acá, también hemos inventado “tuangui” en vez de “tuanis”.

DTTR: y… ¿Algo que deseen agregar?

The Longboards: Tendremos nuestro último concierto con Los Cuchillos, en Palmares y va a ser apoteósico, lo prometo. Y no sabemos si volveremos a Costa Rica, pero me imagino que sí, para finalizar diremos: “volveremos”. Ayer tuvimos un día super bonito, hemos estado grabando un vídeo con unos artistas ahí y nos llevamos el vídeo a casa, así que queda la constancia de que hemos estados a parte de los shows. Fue en una casa centenaria preciosa, decorada con un gusto exquisito, en donde hacen una feria vegana, ecológica… ahí fue. Hemos aprendido a hacer el café chorreado y es muy rico, también hemos comido más arroz que en Valencia. Acá se come muy bien y nos hemos quedado con ganas de probar los tamales.

Algo que notamos de la cultura con respecto a la música acá en Costa Rica, es que la gente es muy tranquila porque si estás montando bulla, montando un concierto en un local y eso sale a fogón, no hay ningún problema. Nosotros en general, en toda España, Europa no podemos hacer eso… todo tiene que estar muy insonorizado. Parece que te quieren tener muy escondido, porque ahora con el tema del humo, el que fuma, sale a la calle y lo escucha como si estuviese dentro, ¡los locales abren las ventanas! nos parece chocante y genial.

DTTR: Nos alegra mucho que hayan compartido esto con la revista y estamos muy agradecidos. Esperamos su regreso.

The Longboards: Ojalá podamos volver… ¡ojalá, ojalá! si volvemos, haríamos mucha playa en temporada de verano. Nos llevamos muy bien con el público estadounidense, siempre nos entiende muy bien, vamos, que es su música. Lo hacemos muy al estilo California 1960. Repetiremos, ¡sí!


Pueden adquirir los cuatro discos de The Longboards en “El Toro Records” siguiendo el siguiente link: http://www.eltororecords.com/eltorowebshop/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s