Review: Dënver

La noche del 9 de octubre prometía grandes cosas; no es todos los días que tienes el placer de ver a un grupazo de pop chileno como lo es Dënver y por esta razón las expectativas para abrir el concierto estaban bastante altas para el debut de Luis Fernando. Este es el nombre que optó el cantante de Los Waldners (Luis Carballo) para su debut paralelosolista como él lo había denominado y faltando cuarto para las once se subieron a la tarima algunas caras ya vistas anteriormente y se pudiera pensar de que se trataba del lado b de Los Waldners; añadieron a un miembro más y reemplazaron la batería de Andrea por una grabación ochentera y electrónica de ésta.

Estaba bien acertada la descripción dado por Epicentro que decía que los sonidos de este proyecto paralelo iban a llegar a mover gente y que las letras llaman a un sentido de identidad joven y sensible. La noche arrancó con las vocales siempre dulces de Luis, quien vestía un bello sudadero de Ave Negra, que ayudó a que varias cabezas se movieran al ritmo de las melodías que nos tiraban desde un principio. Incluso se veía en la audiencia algunos cuantos que cantaban junto a este nuevo proyecto. Conforme iba avanzando su acto relativamente corto, aumentó la velocidad e intensidad de los instrumentos y las vocales tiraban más hacía lo expresivo que lo dulce y fue una transición progresiva que se esperaría en un buen cierre.

IMG_1838

En lo que sí faltó es en lograr una distinción más clara entre su proyecto paralelo y su banda más establecida en cuanto a estilo, pero hacer esto no es nada fácil y por lo tanto no lo puedo criticar mucho porque sí se notó un gran esfuerzo en este debut. No fue la mejor presentación, pero habrá que entender que el proyecto está en sus primeras edades. Luis Fernando trajo nuevas melodías que complacían con solo escucharlas una vez y el toque ochentero de la batería (sería mejor una baterista en vivo, eso sí) las complementan de manera ideal. Estoy más que seguro que Dënver lo disfrutó y de esta manera los chilenos estaban preparados para dar un increíble concierto. 

IMG_1784

Atrasada una hora, la ansiedad reinaba a lo largo del bar, o al menos en las cercanías del escenario. Entre miradas cruzadas, comentarios de la hora y mensajes de texto mi cabeza no paraba de girar a la parte superior buscando a Milton y Mariana esperando a verlos bajar. Finalmente los cuatro Dënvers se situaban atravesando el tumulto. Al llegar al escenario, Mariana terminando su coctel y con actitud de timidez, se encontraba abajo todavía mientras que los ¾ restantes de la agrupación ya se encontraban instalados. Al terminar su trago, decidida y radiante, Mariana sube al escenario, simultáneamente del fondo van surgiendo los sonidos del monitor. “Su piel derritiéndose” canta Mariana acomodando su pelo y empieza la acción con la balada de “Medio Loca”. Si bien al inicio la voz no se podía discernir muy bien tal detalle no hacía falta, la gente desde ya coreaba cada palabra mientras Montenegro irradiaba paz con sus pasos de baile frágiles y bellos a la vez. Después de pasar por otro de sus suaves cortes como lo fue con “Las Fuerzas,”  un Steinvorth abarrotado ya había presenciado un bloque de tranquilidad, pero el concierto no sería “concierto de Denver” sin que su energético electropop se hiciera presente. Precedido por un momento de himnos con “Los Adolescentes” y “Lo que quieras” el agradecimiento por ambas partes sobraba, para eso entonces mi pie ya había sido pisado unas tres veces por la energía de Jimena Torres y sus tacones. Incluso a ese punto era difícil de creer que los chilenos estuvieran allí, pero poco a poco la idea se fue difuminando para en realidad creer y sentir que el pop del Valle del Aconcagua se estaba manifestando por primera vez en un bar josefino, afortunados fuimos muchos.

IMG_2006

IMG_1973

A parte de ir recorriendo de forma bastante distribuida y bien elaborada el setlist con canciones de sus más grandes éxitos como lo son el Fuera de Campo y el Música, Gramática, Gimnasia el grupo nos ha regalado “Bola Disco,” he de decir una joyita popera aludiendo a lo ochentero y que le apunta bastante a lo que “Torneo Local” pudo hacer en FDC: baile como si nadie lo viera. A la mitad de este gran set no pareciera que el concierto tuviera final y no creo que así lo quisiéramos después de ver la ya conocida química que Mariana y Milton logran ejecutar mediante coreografías y coqueteos en el escenario; por ejemplo en el caso “Negro es el Corazón de Su Corazón”. Es increíble ver como con una línea tan irregular de canciones como lo fue en este concierto, la dupla logra dominar un público tanto nuevo como exigente, ¿Qué canción no pidió el público? Complacidos fueron algunos al tener respuesta de su petición por “Miedo a toparme contigo” seguida por la clásica “Los Últimos Veranos” para este momento uno que otro ya tenía nudo en la garganta, palabra.

Caras conocidas y matizadas everywhere.
Caras conocidas y matizadas everywhere.

Ya transcurrida gran parte de sus canciones notábamos como el final se acercaba y la duda surgía ¿Y “Revista de Gimnasia”? Con la advertencia por parte de Mariana de que nos harían bailar con esa última canción muchos pensábamos en que este finalmente sería el turno del gran hit del 2013. Para nuestra sorpresa los beats de “Olas Gigantes” se empezaban a escuchar y con esto nuestras esperanzas se confundían a la hora de estar bailando. Ya nada importaba, todo estaba hecho. Después de semanas de espera el momento culminaba, lo que para muchos parecía un sueño distante hace tiempo, esa noche se efectuaba. De la manera más segura del mundo, Dënver entregó un acto de alegría, hizo lo que tenía que hacer: complacer a un grupo de seres pertenecientes a una generación que se merecen presenciar un claro ejemplo de cambio como lo es la dupla chilena. Con lo mejor del repertorio que se han armado durante los últimos cinco años, un extracto de San José vibró al compás de melodías creadas con el cariño que solo un adolescente iluso podría comprender.

Es ahora cuando caemos en cuenta que el mundo gira rápido, que todo pasa fugazmente y que los momentos más importantes se viven en el presente. De eso se trata Dënver, pero no es hasta verlos en vivo (si se tiene la oportunidad) que podemos comprobar que la música en su caso es una herramienta para iluminar al oyente de que somos quienes somos por hacer lo que nos hace sentir bien y todo cambiará en el momento en que decidamos hacer lo que realmente queremos.

 Por: Alejandro Ortiz y Angel Carcache

Fotos por Esteban Vargas

IMG_2150

Advertisements

2 thoughts on “Review: Dënver

  1. Reblogged this on Roll On and commented:
    Reseña del concierto de Denver en Costa Rica junto a Luis Fernando. Colaboracion junto a Angel Carcache para Dance To The Radio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s