Review: Owen Pallett // In Conflict

Owen Pallett, In Conflict

Domino Records

Puntuación: 90 (Álbum Destacado)

Por: Juana Giaimo


Owen Pallett ya no necesita demostrar quién es: en 2006, su segundo disco, He Poos Clouds, ganó el Polaris Prize; este año estuvo nominado a un Oscar por la música de Her con Win Butler, el cantante de Arcade Fire; ésta es una de las tantas bandas con las que trabajó a lo largo de los años que incluye también a  The National, R.E.M, Grizzly Bear, Taylor Swift y Katy Perry. Sin embargo, parece que su discos solistas nunca recibieron la consagración popular ni crítica que merecían. Por alguna razón, él nunca fue ese artista “hip” del momento, sino alguien escondido cuyo talento existía sólo para una minoría. Aunque podría considerarse su disco más complejo, In Conflict, y no sus anteriores, puede ser el indicado para presentar a Owen Pallett a un público más amplio.

Heartland (2010) demostró cierta madurez en su composición al combinar su violín con con los sintetizadores y alejarse del baroque-pop de Has a Good Home (2005) y He Poos Clouds (2006) editados bajo el pseudónimo de Final Fantasy. Pero estos tres discos parecían estar guiados por historias fantasiosas, aunque no por eso menos sinceras o profundas. En cambio, In Conflict presenta un faceta autobiográfica. Ahora se anima a explorar su propia vida de manera natural y espontánea; usa las canciones para desahogar todo el peso emocional que lleva dentro. Después de todo, hay una razón por la cual este disco se llama In Conflict, es decir, “en conflicto”, y no lleva un título más feliz.

Owen Pallett siempre fue un letrista astuto, pero ahora usa sus palabras para completar y traducir a palabras los sentimientos de las melodías. ¿Cómo no estremecerse cuando en “I Am Not Afraid”, se ve a sí mismo como un monstruo al cantar de forma conmovedora: “Nunca tendré hijos, los pariría y comería, mis hijos”? ¿Cómo no apiadarse cuando en “On a Path” se ve perdido en su propia ciudad y a la vez reírse del detalle tan poco poético de “(y/o su hijo)”? Muchas de las letras reflejan la dificultad de ser homosexual y padre a la misma vez, pero más que eso son sobre como llegar a la madurez. En “The Passions” nos declara “hablamos de la drogas y decidimos abstenernos” para luego dar una imagen de la cotidianidad de la pareja: “Tú pusiste The Queen Is Dead/ pero yo sólo quería hablar”.

Su violín se transformó en una extensión de sí mismo; lo distorsiona con sonido extraños que lo hacen a su vez más humano; utiliza lo que ya aprendió del pop de Heartland para retorcerlo y llegar a sus recovecos más vulnerables. Pero hablar de técnicas y de la teoría se vuelve un desafío cuando se trata de Owen Pallett, ya que él es completamente consciente de todas esas cosas que hacen que sus canciones sean tan puras a nuestros oídos. Declarándome incompetente en este aspecto de la música, aprendí más de leer sus entrevistas que descubriendo detalles por mí misma. Por ejemplo, en Brooklyn Vegan, dijo que para este disco buscó la nota más incorrecta de la escala cromática de cada canción para insertarla de alguna manera. Aunque uno no pueda reconocer esa nota, sí puede percibir esa mancha negra, como en la tapa del disco, inclusive en las melodías más celestiales.

Detrás de esa voz tan calma y angelical, uno encuentra dudas, miedo, enojo y hasta resignación. Y sin embargo, hay también esperanzas y buenos recuerdos. Así puede llegar a cierta estabilidad y formar una armonía que lo hace convivir con su conflicto y ser solidario con los de los demás. “The Secret Seven” es el ejemplo más claro: escrita como respuesta a los suicidios de la juventud LGBT, primero les dice “no se pone mejor”, pero también les sonríe: “la fe les volverá a ustedes”, para finalmente ofrecerles su número de teléfono por “si sus madres no les contestan”.

Las primeras veces que uno escucha In Conflict, apenas puede identificar cuándo termina una canción y cuándo comienza la siguiente. A veces este efecto está hecho a propósito, como cuando luego de hundirse en la neblina de “The Passions”, poco a poco toma energía y envión para unirse a “The Sky Behind the Flag”. Además, hay una cierta unidad entre las dos canciones instrumentales tituladas “–>”, que marcan el comienzo y final de un único gran cierre. Las tres canciones del medio tienen más energía que las que las preceden: “The Riverbed” con su percusión constante y ese final tensionante, “Internal Fantasy” con sintetizadores enredándose para mezclarse hacia el final con coros masculinos  y “Soldiers Rock” más estática y exacta, pero también más luminosa — aunque no tanto por la letra algo violenta. Y como un epílogo, el último track con esos violines llenos de misterio que nos abandonan sin previo aviso.

Pero la unidad de In Conflict no se refiere sólo a lo que uno puede escuchar en la música y en la continuidad de las canciones. Sino que representa una porción de su vida, un “aquí y ahora” emocional. Si antes sus discos se trataban de mostrar su tan abundante talento, In Conflict es un trabajo que se siente completamente individual — aunque trabaje con otros músicos, entre ellos Brian Eno. Es verdad que su música fue algo solitaria, pero lo interesante es que, ésta puede ser la primera vez que logra incluirnos y acercarnos hacia él para conocerlo mejor y conocernos también a nosotros mismos.

Tracks recomendados: “I AM Not Afraid”, “In Conflict”, “The Passions”, “The Riverbed”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s