Review: Damon Albarn // Everyday Robots

robots Damon Albarn, Everyday Robots

 Parlophone, 2014

 Puntuación: 50

 Por Marco Gölcher

 


Después de una sólida carrera con Blur y una serie de coloridos, variados y únicos álbumes con Gorillaz, la curiosidad por ver qué tenía que ofrecer Damon Albarn como solista, sin restricciones creativas ajenas a sí mismo, era enorme. Hace no mucho, Albarn soltó el sencillo “Everyday Robots”, que daría título a su álbum. Lo que pocos o ninguno hubieran sabido es que con analizar esta canción, se descifraría todo el álbum.

Estéril, monótono y sin riesgos ni innovaciones mayores es como se puede describir Everyday Robots de manera general. El disco empieza con su pieza homónima, construyendo perfectamente un panorama de lo que se viene, una atmósfera escueta y desolada, con percusiones electrónicas pequeñas y arrastradas y muestras de audio repetitivas y mecanizadas. Se podría argumentar que estas muestras de sonido alimentan el concepto “robótico” detrás de la música, sirviendo como contraste entre lo artificial y lo natural, dado que los sonidos usados en el disco son naturales, pero manipulados y repetidos tanto que la humanidad se les lavó de encima como pintura en la lluvia.

A como los patrones y sonidos percusivos suenan reciclados al largo del álbum, melódicamente, este resulta bastante uniforme, manteniendo la atmósfera de alienación y melancolía ligera, a pesar de que a ratos, Damon Albarn no suena melancólico, sino aburrido, casi como si estuviera intentando sonar triste a propósito pero el resultado es forzado y tedioso.

Un ligero respiro de aire fresco llega con la canción “Mr. Tembo”, en la que Albarn abandona cualquier pretensión detrás de su música para dar paso a un sonido más orgánico, alegre y hasta bailable, con voces joviales de fondo y una instrumentación y ritmo un poco más variados. Sin embargo, con “Parakeet”, volvemos de nuevo a la misma fórmula mecanizada.

“You and Me”, la pieza central del disco, también hace un buen trabajo de agregar ingredientes nuevos a la mezcla. Con 7 minutos de duración, la primera mitad parece ser lo mismo que el resto del álbum, pero con la introducción de unos tambores jamaiquinos alrededor de los 3 minutos, la canción evoluciona y la melodía vocal cambia a una más hipnotizante y pegajosa, y la pieza termina con un groove más agradable al oído.

A partir de ahí, Everyday Robots la sigue jugando segura y reciclando las mismas fórmulas hasta llegar a “Heavy Seas of Love”, cierre del disco y un último cambio de rumbo para el sonido del disco, aunque no uno muy refrescante, sino más bien incómodo y brusco, con unas armonías vocales muy planas y en general siendo una balada de piano un tanto torpe y nada catártica para ser el cierre del disco.

Tomando todo en consideración, y agregando que la producción del disco es nublada y nada halagadora para el sonido que parece buscar, Everyday Robots puede que no sea el debut solista que muchos esperábamos, puede encantar a otros, pero lo cierto es que Damon Albarn es capaz de mucho más que esto, así que lo que queda por rescatar aquí es la esperanza de ver que nos traerá el músico inglés en el futuro, sea solista o no.


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s