El legado de DJ Rashad

Screen Shot 2014-04-30 at 3.14.22 PM


Si hace menos de un mes la muerte de Frankie Knuckles se sintió como la muerte del pasado de la música electrónica, las noticias de la muerte de Rashad Hanif Harden más conocido como DJ Rashad han dejado un sentimiento generalizado de que parece haber muerto el futuro de la música electrónica. En mi pequeño círculo de entusiastas se respiraba una conmoción generalizada: nunca íbamos a volver a vivir momentos como el entusiasmo de escuchar material nuevo del artista, ni la posibilidad de sentir delirio que podría generar verlo presentarse en vivo. En realidad es similar a la pérdida de un pariente cercano con el cual no se podrá compartir nuevos momentos. Lo único que permanece son los recuerdos y el legado.

Lo admito, muchos de nosotros llegamos tarde a la fiesta, e incluso una vez adentro sólo la seguíamos de lejos y nos tomó un buen tiempo engancharnos. La primera vez que escuché sobre footwork fue por ahí de inicios del 2012, cuando salieron Da Mind of Traxman y el TEKLIFE Vol. 1: Welcome to Chi de Rashad, y el movimiento estaba empezando a generar atención en medios prestigiosos. Era violento, era crudo, era pegajoso, pero sobre todo era fresco y diferente, y sorprendentemente, llevaba años desarrollándose como una especie de brote aislado informado por la combinación entre ghetto house y el batallas de bailes callejeros, todo esto sucediendo en una micro escena en Chicago.


Pero incluso entonces, todavía se sentía destinado a permanecer enterrado en el underground de los obsesivos de la música electrónica en internet. Le faltaba esa posibilidad de atraer oyentes de otros nichos, esa mente suficientemente abierta y talentosa que pudiera crear puentes con otras géneros, sonidos y escenas. Y fue precisamente en ese Welcome to Chi en donde los primeros acercamientos hacia otros ritmos se empezaban a sentir. A pesar de que todavía se apegaba a los símbolos propios del footwork (160 bpm, samples vocales fugaces, hi-hats agitados), también se podía intuir como se empezaban a infiltrar el jungle y el house. Al mismo tiempo que, en los demás subgéneros de la electrónica contemporánea, el footwork comenzaba también a permear otros mundos.

Aquellos que presenciaron los primeros años del footwork colocan a RP Boo como su principal creador, pero es DJ Rashad quien sobresale fácilmente como su principal propagador. Tenía la mentalidad, creatividad, y visión que todo propagador tiene, y aún más importante, tenía la confianza en sí mismo para ignorar los reproches de los puristas reclamando que lo que estaba haciendo ya no era footwork. Y ciertamente se empezó a sentir como si ya no lo fuera. En sus dos lanzamientos del año pasado, el EP Rollin’ y el LP colaborativo Double Cup, Rashad dejó de lado la rigurosidad del footwork y al empezar a hacer música libre de las limitaciones del género, empezó a atraer a nuevas audiencias.


CHICAGO JUKE LEGENDS
CHICAGO JUKE LEGENDS

 

De alguna manera se llegó al punto que el nombre DJ Rashad era más reconocible que el mismo footwork. Y su principal logro en estos últimos años no sólo fue su capacidad de trascender el género mismo, sino por como su música empezaba a transmitir y tocar toda una gama de emociones y placeres viscerales que logra representar todo gran arte. Se podía sentir intercambiablemente la violencia callejera del gangsta rap y el breakdance, la sexualidad del trap en sus piezas más lentas con DJ Spinn, la melancolía del ambient con los string samples en “Let it Go”, y hasta se podía sentir un toque de romanticismo en “Let U No”. Y por supuesto, la invitación a intentar disfrutar de la música en estados de conciencia alterados siempre venía fuertemente sugerida en los samples vocales: “we got kush, we got drank”, “got the mollys”, “i’m too high, i’m too high”.


La relación de Rashad con el footwork termina siendo similar a la de Burial con el dubstep: productores demasiado ambiciosos y demasiado exploradores como para permanecer satisfechos dentro de los confines de su nicho. Seguramente habrá futuros lanzamientos de DJ Rashad por medio de compilaciones de material nunca antes lanzado, pero sigue siendo difícil el tener que aceptar la idea de que aquí termina realmente su producción artística, de que nunca sabremos que curvas tenía planeado tomar en su carrera. Como dijo Mr. P en su “In Memoriam” para Tiny Mix Tapes: “si queremos escuchar “lo nuevo” de Rashad en el futuro, lo único que hay que hacer es seguir escuchando música electrónica de baile.” Hay toda una generación de músicos profundamente marcada por su obra, y todo lo que podemos esperar del futuro, es que no se olvide de quien alguna vez representó para muchos de nosotros el futuro mismo. – Pierre Lestruhaut


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s