Review: Festival Nrmal (Parte 3)

Por si se lo han perdido, esta ha sido nuestra cobertura del Festival Nrmal en su edición en Monterrey.

Día 1

Día 2

Día 3. AFTER EN LA 405, BRAYITAN Y LOS AVIONES DE MARIANO

 

AFTER EN LA 405.

Entramos a nuestra habitación a dejar los instrumentos. Mientras decidíamos si ir al after del festival o no, enrolaba lo que quedaba para el último gallito en Monterrey. De frente tenía a Lucy derretida con su nueva chamarra de Ave Negra en una silla, a mi izquierda tenía a Max y a Russell muy acomodados en la cama esperando el fume, Felo estaba en la otra cama acostado con su computadora. Los veía a todos ya muy empalidados. Pintaba a que no íbamos a hacer nada. Por otro lado, Sebas y Johnny D estaban de pie animándonos para activar la fiesta. “No chicos, yo ya me voy” – dijo Lucy. Max, Russell, Sebas y yo nos quedamos en la habitación. Johnny D acompañó a Lucy al parqueo y Felo aprovechó de una vez salir para comprar cigarros.

Russell se mete a bañar. Tocan la puerta. Max se levanta y abre. En silencio, nada sucedió como por tres o cinco segundos. Yo estaba en una silla en un rincón de la habitación donde no podía ver quién era. No entendía por qué Max no hablaba ni pasaba nada. De pronto empiezan a entrar un poco de gringos a la habitación. Eran como diez y todos traían cerveza como para quedarse un buen rato. Me levanté, prendí el gallo y saqué el Cacique. Ya empezaba a oler a after la habitación. Me presenté y nadie podía pronunciar mi nombre. Siempre pasa con los extranjeros. Al final de cuentas les termino diciendo que me llamen Fred, más fácil. Les rodé la pacha y todos quedaron impresionados, en especial un mae ahí. Me senté a la par de él, según yo a detallarle qué era esa gasolina que se estaba tomando. En un idioma que yo no llamaría inglés, le conté que si se tomaba más de 5 shots, su noche se iba a volver más oscura e inmemorable. Más adelante lo iba a ver bien calladito, sentado por ahí bien tapis con los ojos cruzados. Lo último que me dijo fue que era de la banda Pure X. En ese momento entró Felo con Johnny D, y lo primero que me dijo -señalando a otro mae de Pure X con el que estaba empezando a hablar – “¡Mae! ¡Ese huevón es cagadito a Dave Grohl!”. El mae bajó la cabeza todo triste. Me sentí mal por él, me imaginé que siempre se lo dicen y que ya estaba harto que lo confundieran con tal personaje. Hasta los mismos compas de la banda contaban que siempre se lo decían.

 

1534309_10152117221079118_1604926929_n
Tal vez se parece… como en los noventas.

 

 

Además Felo agrega – “¡Mae! No se imagina la travesía por la que acabamos de pasar… ¿Por qué cree que duramos tanto regresando?”. A mi ya se me había olvidado que hacía falta ellos, estaba igual que el borracho de Pure X. Felo me cuenta la historia así:

“Estábamos en el cuarto. Queríamos birras. Johnny D me acompaña, bajamos las gradas y nos encontramos a la manager de Retox con una gente. Les dijimos que fueran a nuestro cuarto. Salimos del hotel, cruzamos la calle hacia el Oxxo y ya eran como las 2:30 am. Mamamos porque ya no vendían guaro a esa hora. De vuelta al hotel, agüevados, le preguntamos a un taxista donde podíamos conseguir cerveza y nos contestó con un rotundo – “No hay alcohol a esta hora”. Johnny D se pone necio y le vuelve a preguntar. Se pone medio shady el taxista y dice – “Bueno, yo sé adónde conseguir cerveza, pero les cobro un poco más. Está como a 10 minutos de aquí”. Me vuelve a ver Johnny como preguntándome telepáticamente y nos montamos. Íbamos callados en el taxi. De repente entramos a una avenida grande, estaba todo apagado. No había como negocios, eran puras casas. El taxi para en medio de la calle. No entendía por qué, no había alto ni semáforo ni carros en la calle. De repente me pega un reflejo verde en el ojo. Venía de afuera del carro. Había un mae con un laser apuntando al taxi desde una esquina. El taxista arranca, da vuelta en U y se parquea. Rápido baja la ventana y el mae del laser se acerca – “¿Cuántas cervezas? También tenemos cigarros”. ¡Yo feliz! No me acuerdo cuántas birras pedimos pero eran tres bolsas grandes. Llegamos al cuarto y estaba lleno de gente.”

 

2014-03-09 03.14.01
Convertimos el lavado en refri.

BRAYITAN

*Este es un capítulo especial dedicado a aquel que con cariño llamamos Brayitan. Él fue una persona que tuvimos presente durante toda la gira y probablemente todavía, al menos yo. Eso era lo que Brayitan quería, que lo recordaran, que hablaran de él. Odiado por muchos y querido por pocos, siempre se quedará en mi memoria. No por ser buena gente ni gracioso, sino por ser la representación de lo que nunca quiero ser. Aprendí(mos) mucho de él. Era lo que quería, aunque de mala forma. Ojalá supiera hablar/leer español para que leyera esto, tal vez para que reflexione y se me cague. La verdad me siento mal hablando así de él, o sea no lo conozco, pero lo poco que conocí de él me chocó bastante.

Desde que entraron los desconocidos a la habitación, vi que un mae muy fresco se fue directo a acostarse en mi cama. Sacó su computadora y un machillo se le sentó al frente. El de la compu le decía – “You gotta be nice to people. Treat them well”. Me cagué de risa, fue como si estuvieran regañando a un niño. Salí del cuarto a fumarme un cigarro. Al rato sale la manager de Retox y me dice – “Please excuse my drummer. He’s kind of an ass”. Le pregunté que cuál era y su nombre, me dijo que se llamaba Bryan. Volví a entrar a la habitación y estaba ese machillo Bryan blasfemando. Se cagaba en todas las religiones sin razón alguna. Todos escuchaban estupefactos, nadie lo callaba. Un mae ya muy puteado lo abrazó sobre el cuello y lo sentó. Con voz de asco y odio le dijo que había roto la primera regla de oro. Nunca hablar de religión en una fiesta. Brayitan se levantó y dijo – “Oh, sorry dude, my mistake…” – se calla por unos segundos, mira al techo, vuelve a ver al mae que lo sentó y le dice – “Ok so let’s talk about sex. ¡Everyone loves sex!”. En ese momento le dije a Johnny D que se alistara, que dentro de unos segundos los de Pure X iban a cerrar a pichazos a Brayitan. Pero no sucedió, se levantaron y salieron del cuarto. Me dijeron que ya iban jalando, que no iban a estar con ese imbécil.

 

Apenas los de Pure X se fueron, llegaron imprevistos los de Terror Cósmico y los de Nazareno el Violento. Sale Brayitan de la habitación e inmediatamente empezó un diálogo con Javier de Terror Cósmico. La verdad es que no entendía bien la historia, Brayitan solo le decía – “Lets swap shoes. I want your shoes”. Tenían los mismos Vans que nos habían regalado a todos en el NRMAL. Javier no quería dárselos porque, según lo que entendí, ya habían intercambiado de zapatos en el festival y Brayitan se los aventó lejísimos y no quiso recogerlos. Algo así fue, no estoy seguro. La historia era absurda. Se empezó a sentir un poco tenso el ambiente cuando Brayitan estaba de necio pidiéndole sus zapatos. Llego un momento donde Brayitan se quitó los de él y se los metía en la boca. Los mordía como si fueran bistecs. Quería comerse los de Javier.

 

10175019_685762241486237_1368069761_n
Al parecer a Brayitan no solo le gusta comer zapatos.

 

Luego de fracasar en obtener los zapatos de Javier, decidió que era momento de sacar lo que tenía en los bolsillos y tirar todo lo que traía al piso. ¿Por qué? No sé. Andaba dólares, pesos mexicanos y su pasaporte. Todos se abalanzaron al suelo como si hubiera explotado una piñata. Brayitan se asustó – “¡Hey y’all! ¿Where’s my passport? ¡Gimme my twenties back!”. Nadie quería devolverle sus cosas. Luego de llorar por su pasaporte, que era lo único que realmente le importaba, se lo devolvieron junto con 100 pesos. Faltaban $100 en billetes de veinte. Poco a poco aparecían pero faltaban aún $40. Ahí fue cuando Brayitan decidió hacer un truco de magia a cambio de que le devolvieran sus dólares. ¿El truco de magia? Tragarse el billete de 100 pesos. Plata por plata, no sé si el tipo de cambio le favorecía. Se los comió y los mexicanos presentes lo veían con cara de que tenían las pelotas hinchadas. Le devolvieron $20, aún faltaba otro billete. Si no era suficiente el truco de magia por recuperar su dinero, tenía que hacer una hazaña a lo Evil Knievel, pero sin moto ni rampa. Más como una hazaña de borracho necio. Se subió a la baranda del balcón y dijo que se iba a tirar al jacuzzi para recuperar sus veinte dólares. Obviamente no iba a dejar que eso pasara. Algo le dije, no me acuerdo qué, pero se lo tuve que decir de alguna forma como de papá enojado para que se bajara. Me tenía harto. Y adivinen quién tenía los otros veinte… Sebitas. En serio quería verlo lanzarse al jacuzzi. No sé si para verlo muerto o solo para saber si lo lograba.

Entré a la habitación asqueado de escuchar a Brayitan hablar mierda y actuar como un imbécil en busca de atención. Adentro estaba Max y le dije que ya quería que se fuera, que lo echáramos. Yo no había escuchado a Retox pero Max sí, andaba hasta una camisa de la banda puesta. Me dijo  – “Mae, Retox es bien pichudo… pero ahora que conozco a este idiota ya ni quiero ir a sus conciertos”. Les recuerdo que Retox no pudo tocar en el NRMAL por la lluvia y Max se agüevó todo cuando supo que los habían cancelado. Por dicha justo en ese momento todos decidieron jalar. Brayitan entró a la habitación a despedirse y le dijo a Max – “Hey man, sorry that my band couldn’t play” y se fue, gracias a Dios. Nunca había sentido tantas ganas de golpear a alguien. Solo les cuento algunas cosas que hizo o dijo, omito un montón de basura que salía de su boca. Eso sí, todos se reían, no sé si con él o de él, pero sé que a nadie le cayó bien. Lástima porque Retox está bien tuanis y el mae me generó un mal pronóstico al principio.

 

 

En la reseña pasada hablaba del karma. Ahora siento que algo me va a suceder por escribir este capítulo.

 

LOS AVIONES DE MARIANO.

 

Sebas llegó a despertarnos como a las 11 diciendo que teníamos que hacer el check out a las 12. Salí de la cama y noté que toda la alfombra estaba embarrialada, todos los que llegaron al after traían los mismos zapatos que usaron en el festival. Pura vida. Después de que todos nos bañáramos, limpié mis zapatos en la tina. Les salía tanto barro que se formó un taco en el desagüe y ya no bajaba el agua. Russell se sintió mal por la mucama que iba a llegar a limpiar nuestro cuarto… y el resto de cuartos que hospedaba gente que fue al festival. Salimos y había neblina. Estaba demasiado frío y lloviznaba de vez en cuando. Llegamos afuera del lobby y tenían a todos los del hotel con manguera y escoba raspando el piso. Parecía que estaban limpiando un chanchero con una limosina Rolls Royce de exhibición parqueada en el medio. Algunas personas confunden a los músicos con chanchos.

Estuvimos unas cuatro horas afuera esperando a que llegara nuestro turno para que la van nos llevara al aeropuerto. En la espera Felo hablaba con Füete Billete y Los Románticos de Zacatecas, Russell con los Hawaiian Gremlins. Yo estaba dentro del lobby siendo autista en busca de calor.  Apareció el cantante de Nazareno el Violento y me regaló una camisa más unos parches de la banda para repartir entre nosotros. Buena nota. Llegó la van. Íbamos con los de Vinnum Sabbathi, una banda bien pesadita de stoner. Samples de la NASA, tiempos lentos, riffs densos y mucha distorsión.

 

 

De camino en la van ninguno de nosotros hablaba, íbamos calladitos. Nadie valía ni un cinco, estábamos despedazados. Llegamos al aeropuerto y resulta ser que el vuelo estaba atrasado 2 horas por mal tiempo. Esa noticia nunca es bien recibida, pero por dicha compartíamos sala de espera con nuevas amistades. Creo que eso fue lo que más me gustó del NRMAL, tener la oportunidad de escuchar en vivo a un montón de bandas nuevas y, sobre todo, conocer a sus integrantes. Al estar con gente nueva, en otro país, haciendo lo mismo, resulta ser bastante “educativo”. Conocí tanto a gente que me dio cátedra respecto a la música, como gente que sacó lo peor de mí, como gente que me dio a saber que estoy haciendo lo que me gusta y nunca dejar de hacerlo. A fin y al cabo todo se recibe, se analiza y se reutiliza en un futuro. Todo es para bien. Gracias NRMAL, Moni, Pablo y demás, por la invitación y gracias a las personas que se manifestaron en el viaje.

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s