Review: CEO // Wonderland

ceo

 CEOWonderland

 Modular

 Puntuación: 80

 Por: Juana Giamio

Con solo mirar el arte de tapa de Wonderland, uno puede prever lo que va a encontrar en el nuevo disco de CEO. Las emociones visuales que causa este espectáculo de colores son tan impactantes como la música que representa. Tres años y medio luego de White Magic, su debut como solista, CEO está listo para absorber las fantasías de un universo fascinante, uno que él ya conoce desde hace tiempo ya que musicalmente uno no encuentra mucha diferencia con sus trabajos anteriores. Sin embargo, sigue siendo un sonido fresco que nunca deja de ser divertido y cálido también.

“I felt like I opened Pandora’s Box” son las primeras palabras que uno escucha en medio de extraños sonidos, “And now I have to close it”. Sí, CEO reconoce que ha dejado todos sus males salir, pero su manera de empezar a arreglar lo hecho es, a decir verdad, a través de una fiesta. “Whorehouse” nos introduce a su oda a los excesos en donde la conciencia ha sido olvidada hace mucho tiempo y sólo él puede comprenderse a sí mismo. Rodeado de pop ochentoso pero con un toque más experimental,  él no parece notar cuán insano su modo de diversión es.

Pero en seguida “Harakiri” nos lleva a su faceta espiritual — con esas vocecitas ininteligibles que es inevitable relacionar con Sigur Rós. Con sólo saber que Harakiri es un práctica suicida de los samurais, uno entiende que al menos la primer fiesta ya ha terminado. Paisajes llenos de pureza como “In a Bubble of Stream” y “Juju”, las que no necesitan de palabras para deslumbrarnos con su belleza, contrastan con la saturación de detalles de “Wonderland” o “OMG”. Pero inclusive éstas son solitarias y tienen un gusto algo agridulce, como si lamentara que pertenecen al mundo de los sueños más que la realidad.

En Wonderland, CEO supo armar un recorrido de inagotables maravillas a través de un universo innovador (¿y ficticio también?) que uno desearía que no acabase nunca. Pero al terminar, quedan los restos de aquellas emocionar y esos sonidos exóticos siguen presentes en la mente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s