Review: Milosh // “Jetlag”

01. Do You Want What I Need

02. Hear In You

03. Skipping

04. Don’t Call It

05. Jetlag

06. Stakes Ain’t High

07. Hold Me

08. Slow Down

09. Water

10. This Time

Calificación: 7.4

Nota: abra el vídeo al final de la reseña, pero en serio, ábralo.

Una de las cosas más fascinantes de los sentimientos humanos es la volatilidad que pueden presentar dependiendo de muchísimos factores como la persona en la cual se proyecten, la reacción de la misma, pero mayormente a quien pertenezcan y como ella lidia con estos. La pregunta de si estos sentimientos se pueden fijar en otro ser homólogo o complementario a uno como una verdad holística es algo que ha tribulado la mente de los humanos por siglos. Realmente decir que existe una conexión para todos en el mundo con alguien más de manera permanente y absoluta, es cuestión de la percepción ya que ponerlo como una verdad universal es imposible. Milosh, la mitad de Rhye, no viene a imponernos nada, solo quiere contarnos que tiene a lo que él considera ser la mujer más hermosa del mundo y que vive con ella la vida que quiere vivir. Nadie nunca logró hacer tan pública la intimidad sin perder la magia ajena.

Jetlag es una oda al amor, la verdad, la estabilidad y a la belleza. En repetidas ocasiones escuchamos a Alexa Nikolas, la esposa de Milosh, quien es en gran parte colaboradora/musa de este disco. A través de las canciones sentimos como si los dos, pero en especial ella fueran algo palpable y real.

 El disco empieza con sintetizadores suaves y sonidos electrónicos que vienen a ser suaves sábanas levantándose en la mañana para que Milosh empiece con sus andrógenos vocales (comparados con Sade) que le ganaron muchísimos elogios tras la salida al mercado de Woman. Estos vocales no pasan por tanto la incertidumbre del mencionado disco en que la voz en momentos parece ser femenina; esto me alegra mucho porque muestra el diferentísimo enfoque para su música solista que tiene el artista.

El disco es sumamente sensual, pero mantiene cierta por decirlo institucionalidad que se tiene por estar siendo un matrimonio como foco de inspiración. El disco también propone una mirada diferente al matrimonio por como lo exalta como una continuidad al noviazgo más que como el final de algo, más como un motor para una comunión de las almas a un nivel superior de madurez tanto emocional como física. No importa que tan triste se este, tan deprimido por la vida o por cualquier situación desgarradora,  es imposible no creer que este tipo de unión utópica a la cual llamamos vida de pareja no pueda existir como una realización absoluta al escuchar el disco. Es casi como un lavado de cerebro o un complemento ideológico al razonamiento de cada uno.

Mucho del disco se mueve gracias a sintetizadores y pianos, la percusión no brilla de la manera que lo hace en Rhye, no hay tantos arreglos de cuerdas que se componían como un enorme complemento a la voz de Milosh. El disco no peca en su minimalismo pues es el justo para poder conectar al escucha con la intimidad que el artista quiere transmitir; un poco más le quitaría el egoísmo artístico necesario, un poco menos y alienaría a quien lo escuche. En su suavidad confiere muchísima paz; el disco no tiene momentos superiores a otros, todo es muy uniforme y contenido. Es ahí tal vez donde este disco me queda debiendo, no hay un gran momento o grandes momentos, es cierto que son 46 minutos de hermosura y amor pero como un disco de música deja debiendo. Como monumento al amor de pareja es una obra maestra.

 Es que no solo es amor, mutualidad y las otras cosas que idealmente debería tener un matrimonio, sino que es todo precioso. Hay un respeto por la estética enorme, hay un cierto elitismo en cuanto a lo que se viene a la mente escuchando Jetlag. No nos imaginamos gente pobre o miseria pero que a pesar de eso todavía haya amor, no. El disco presenta a dos personas privilegiadas, hermosas, con todo a su favor, viviendo la vida que quieren vivir y no nos invitan a ella, no, este disco es para una persona en el mundo. Nos hicieron un hueco en la pared que al terminar el disco se cierra. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s