Vídeo: Ases Falsos // ”Séptimo Cielo”

Séptimo Cielo

Más de alguna vez escuché la expresión: ”me siento como en el séptimo cielo” para denotar felicidad extrema, pues, se refería precisamente al cielo más elevado en donde se halla el trono de Dios. Éste es el nivel superior del universo. En el séptimo cielo se encuentran seres especiales de luz, ángeles que debido a su jerarquía les corresponde estar cerca de Jesús nuestro señor y Dios Padre; por eso se dice que éste es un nivel angelical y que las almas de los que aún no han nacido esperan allí a su nacimiento.

Abordar semejante complejidad con un punto de vista sencillo, en relación a una noticia en la que un niño se encuentra con un rapto involuntario debido a que sufre un accidente que lo lleva a perder la vida y encontrarse con la muerte; sólo se puede asociar a la autoría de los mismos hombres que fueron creyentes de su pasión, poniendo fe en la muerte de los Fother Muckers y prendieron la llama ascendente de la juventud americana que despierta, convertidos en los ases redentores que cambiarán la partida del rock latinoamericano o en falsos profetas seguidos por unos pocos que sí nos quisimos descarriar. Entregamos nuestro espíritu a Cristóbal, Simón, Martín y Héctor (el que ya no está), sabiendo que los niños se habían vuelto hombres, y los hombres se habían vuelto locos, se habían vuelto Ases Falsos.

Como ellos lo dijeron: “terminamos de contar un cuento, que fue Fother Muckers, y ahora nos disponemos a contar otro”. La revelación del Juventud Americana (Arca Discos, 2012) ha demostrado que ese cuento pasado se convirtió en fabula y su cuento presente en leyenda. Un disco que se había venido mostrando poco a poco en los conciertos de los Fother Muckers cuando éstos todavía vivían, y una que otra sesión nerviosa e incomoda televisiva. Hasta que mostrarían oficialmente su primer sencillo, la canción dedicada al futbolista congoleño Occupé Bayenga llamada ”Venir es fácil”, que venía a ser una narración que describía la odisea que pasó el personaje descrito al llegar a Chile como delantero del Deportes Copiapó. El segundo sencillo fue ”Pacifico”, de una pareja adolescente que se demuestra lo que siente, el lado más pop y romántico (sin intención) de un disco en el que cada canción parece ser un potencial sencillo y éxito radial, aunque la realidad sea otra.

Séptimo Cielo

Para escribir sobre lo que abarca cada letra y sonido del Juventud Americana y describir de una forma clara lo que ha significado no es cuestión de un par de horas frente a una computadora redactando una sarta de alabanzas y frases de amor. Hace falta la cordura necesaria para darse cuenta que es un disco que ataca las necesidades que Chile padece, las necesidades que la América Latina padece y las necesidades que mi país padece. Recurriendo a la regla sagrada de ”si no tienes nada que decir entonces calla”, los Ases Falsos no sólo apuntan con el dedo los males, sino que más importante aún, proponen la solución. No como una falsa revolución o canto de viejo nostálgico,  más bien como una expresión del adulto/joven despierto y consiente de los problemas que su entorno sufre. Buscando una solución y nunca quedándose callado ante la injusticia; porque está en juego su futuro y el de  los hijos que no ha tenido. 

Por eso, que ”Séptimo Cielo” sea el tercer sencillo a promocionar está ligado a la linea en la que se enmarcan los dos primeros, poniéndole la cortina al Juventud Americana de un disco más accesible al público y que el poco criterio radial y de prensa intente fallídamente alabar y desinteresadamente explicar, o hasta de forma hipócrita amar. Que si ”Estudiar y Trabajar”, ”Fuerza Especial”, ”Europa” y ”La Sinceridad del Cosmos” fueran los sencillos, el álbum quizá haya sido malinterpretado, y estemos ante una estrategia en la que primero se mostró el lado más amable para ganar más público, porque a algunos ya nos tenían ganados como sea desde que se rasgó el velo en dos con los Fother Muckers. Cuestiones de disquera a lo mejor, como ellos dirían. 

El niño viene del infierno, del mundo que lo mató ”sin querer queriendo” de un golpe sin sangre en la cabeza y viaja de noche a ese séptimo cielo para criaturas inocentes y puras, injustamente abandona aquellos cómodos brazos de su madre comparados al suave algodón, deambulando solo se ha quedado y el miedo no conoce. Dejando todo atrás, la vida como la conoció y la muerte como la contempló. El vídeo dirigido por Roberto Cisternas (o Chicleclip, para los amigos) quien desde siempre ha trabajado con ellos, representa y captura en esencia lo que Briceño imaginó al enterarse de una noticia que vio con su abuela, quizás. Porque si no lo entendieron, compartiendo una fumada lo vamos a entender.

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s