Reviews

Review: Deerhunter // “Monomania”

01 Neon Junkyard
02 Leather Jacket II
03 The Missing
04 Pensacola
05 Dream Captain
06 Blue Agent
07 T.H.M.
08 Sleepwalking
09 Back To The Middle
10 Monomania
11 Nitebike
12 Punk (La Vie Antérieure)

Puntuación: 8.4

Una rebelión por el motivo de serla sin una búsqueda de igualdad y cooperación termina fallida. Rebelándose contra la creciente (¿y ambigua?) cultura indie, su persona, su banda, su sonido, sus ideas, su todo; es que Bradford Cox se planta como un frontman contrario a su tiempo y toma control de su banda para la rajadura en la cortina de su discografía que es Monomania.

Cox no se agarra a pleito con su pasado solo por el hecho de hacerlo, sino por la necesidad artística y personal de presentar un disco honesto y al punto. Esto no es que el carajo decidió agarrar y desmembrar los amplificadores y reventar guitarras, más bien la constructividad de la banda no se pierde (es donde me pregunto qué tanto fue el aporte creativo del virtuoso guitarrista Lockett Pundt al disco), el todo se mantiene todo como unidad sónica y entrega el paquete al escucha perfectamente.

Después de su presentación en Fallon la principal preocupación del “mutilado” cantante era si su presentación fue lo suficientemente punk. Denotando la negación a su alrededor donde bandas que son catalogadas como indie por la juventud están en sellos disqueros grandes y abrazando la comercialidad como su mantra; Cox muestra que muy en el fondo él simplemente quiere ser un Ramone más. Se sabe bien de las raíces de la banda: mejores amigos de los Black Lips, salidos de una escena básicamente de garage punk en Georgia, tomaron la estética garaje en una manera más sutil logrando trascender hasta llegar a su obra maestra previa a este disco: el afamado Halcyon Digest y se ganaron a la crítica. Ahí termina ese capítulo para Deerhunter, el nuevo lo abre una extraña guitarra que no sabemos si es acústica o no pero no importa porque rompe todo el pasado de la banda creando un nuevo mundo de posibilidades sónicas que puede alienar a los escuchas más sensibles.

Piezas como “Leather Jacket II”, “Pensacola”“Monomania”, enseñan esta faceta de rebelión con temáticas claras como la preocupación por la “muerte del rocknroll y el anti-rockstarcismo”, desilusión de sueños y la extrema necesidad de Cox de no parar de producir música.

La claridad de las contradicciones y el cinismo de la madurez que se presentó en la pieza central de su pasado disco, “Desire Lines”, se borran con la disonancia de la estridente marcha de la pieza que le da título al disco. Bradford llora su alma a través de capas de distorsión que mantienen cierta elasticidad para ser totalmente identificables a la banda. En su lamento pide un socorro que si no le llega está mal, pero ahí se sigue en el mismo chinchorro de costumbre, por dentro gritando por ser liberado. ¡MONO-MONOMANIA! ¡MONO-MONOMANIA!

Es claro que no toda la producción es agresiva y alienadora. En sus momentos gentiles, Monomania es un disco de intelectualidad e ímpetu por liberación de las tribulaciones y de sueños sórdidos y perdidos. El disco fue producido casi todo por el mismo cantante de la agrupación, enseñando que aparentemente será el mandamás total de este proyecto, al menos por ahora.

Este disco grita al a establishment buscando causar una revuelta con un fin pensado y basado en el antiguo arte de mantener pura la escencia del rocknroll. No decepciona y se pone en un pedestal a la par de su predecesor acertando en todo lo que el pasado no trató de ser y continuando el legado musical de la banda sin divergir su sentido artístico.  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s